viernes, marzo 31, 2006

Lo que no se me ocurrió II

"Hay días que vienen
Sólo vienen
Y días que van
Sólo van
Y por eso sé
También me iré
Por la orilla del mar
Por la locura
Euforia o soledad
¿Para quién son?"

Luca Mundaca, cantautora brasileña.


Image hosting by Photobucket

No es que hoy me sienta así, es que muchas veces me identifico...

jueves, marzo 30, 2006

Conversación con mi madre II

- ¡Tiene que haber un hombre a tu medida!

- ¡Tendría que ser una mujer! Y con mis mismas medidas... no creo que me guste...

- ¡...! ¡Esta chica...!

miércoles, marzo 29, 2006

Historias de Camas Verdes

Pues no me queda de otra... así es que volví para contarlas.

Sólo que... ¡los engañé! Creo que mis historias de camas verdes no merecen la pena ser contadas, al menos no en este formato... ya porque se verían mejor en un poema, o porque no son lo suficientemente entretenidas.

Así es que este post más bien debería llamarse:


Historias sobre la Arena


Image hosting by Photobucket


Pasó un buen tiempo antes de que empezara a tejer mis historias sobre la arena, así es que la primera vez, me tocó regañada: "¡Cómo! ¿Y entonces a qué vienes a la playa?" (Errrghh...).


La primera vez con E... tomamos en cuenta llevar una manta para no terminar llenos de arena. Pero nos olvidamos de los zancudos. Recuerdo que, al regresar a San José, mi mejor amiga me preguntó: "¿Sarampión?". Y yo: "¡No! ¡Soy alérgica!". Pero lo valió, a pesar de los zancudos y de la arena que nos llegó hasta los tímpanos, y el temor (¿cuál temor?) de ser descubiertos... ¡por nuestros jefes!


Lo conocí en Tamarindo. Tenía unos hermosos ojos verdes y besaba... mmm... Nos entendíamos en un inglés risible en mi caso, mejor en el caso de él, aunque no era el idioma natal de ninguno. Nos citamos una noche en la playa... El lugar era perfecto: frente al Mar, las estrellas brillaban, la Luna también... él estaba mmmmuy bien... hasta que empezó la acción... entonces entendí a Amelié a mitad de la película... sólo que el cielo estrellado era mejor que ver pa'l techo...


Ya que estamos en la playa... ¿qué les parece el Mar? Mejor aún... ¿no?

Conversación con mi madre

- ¡Deberías buscarte un hombre a tu altura!

_ Mmmmgrsñgrrr... ¿Metro sesenta?

martes, marzo 28, 2006

Historia de Moteles

Image hosting by Photobucket

La primera vez que fui a un motel... parecía que era la primera vez para él también. Así que, faltos de conocimiento, decidimos recurrir a la ruta consabida de la "Tierra del Amor", o San Francisco de Dos Ríos, para los que conocen...

Seguimos las flechas de luces que nos conducieron al primero que encontramos. Entramos. Una primera ojeada al lugar, bastó para mi negativa: "¡yo no voy a poner aquí mi trasero!". Colcha ochentosa de flores, paredes color sucio, cortinas de mal aspecto, baño en peores condiciones y música guapachosa. Ni modo, al niño le tocó pagar y concluyó la búsqueda por esa noche.

¿Que si hubo siguiente ocasión? ¡Claro! Chimenea, balcón con vista a San José, cama king con sábanas impecablemente blancas, televisión con cable, servicio a la habitación, jacuzzi... ¡el paraíso!

La chimenea nunca la pudimos encender... pero el jacuzzi fue maravilloso. Todo el baño se llenó de vapor. Y la vista de San José... ni para qué. Recuerdo claramente la colina, la fila de árboles, y las luces entre la neblina a las 3 de la mañana, desde el balcón...

Aquella cama era increíble. Más comparada con mi pequeña cama individual de entonces, y mi pequeña habitación donde más que la Ley del Deseo, tenía que reinar la del Silencio. Dejar de callarme fue lo máximo. Y brincar sobre ella fue inevitable.

¡Bien por la princesa!

¿Que si me gusta el césped? ¡Por supuesto! Pero esas son otras historias...

lunes, marzo 27, 2006

Táctica y Estrategia

Image hosting by Photobucket


Hablaba con una amiga que tiene sospechas de que su novio le está dando vuelta... Le dije: sé que va a ser difícil, pero tienes que ser lo más fría posible... y se me vino a la cabeza esta anécdota.

Me la contó otra mujer, la viuda de un tío adoptivo... (lo adoptó mi abuelita, no yo, por si acaso):

Resulta que, una noche, hace muchas noches ya, al volver a la casa, mi tío empezó a arreglarse para salir. Ella se ilusionó, y le preguntó: "¿adónde vamos?". Y él: "Voy al cine". Dio media vuelta y salió por donde entró.

Ella, desconsolada, recién casada, joven y sola, se desató a llorar. En este mundo no se nos abandona por mucho tiempo, así es que una vecina tocó su puerta: le llevaba una mata (planta).

Le preguntó qué le pasaba, y ella, entre sollozo y sollozo, le contó el motivo de su desconsuelo.

La vecina le dijo: "Mire mamita, usted no se preocupe. Usted séquese esas lágrimas y haga lo que le voy a decir. La próxima vez que le salga con ese cuento, usted hágase la loca. Plánchele la camisa, perfúmelo, póngale la corbata. Los zapatos no se los lustre porque después con los mismos zapatos le va a dar... Persínelo y después me cuenta...".

Ella siguió las instrucciones al pie de la letra. Esperó, y no habían pasado cinco minutos, cuando mi tío estaba de nuevo en la casa. Pregúntenme si lo volvió a hacer...

Sólo Dios sabe lo que pasaría por la mente de mi tío en ese momento... "¿qué plan se tendrá ésta?" o "¿cómo voy a dejar sola a mi mujercita?"... eso no importa. El punto es que como pocos, este fue un matrimonio como Dios manda: hasta que la Muerte los separó... y según cuentan, fueron realmente felices.

Así es que, para las que tengan novio o piensen casarse, ya saben, sean inteligentes y agarren volados...

sábado, marzo 25, 2006

Sonidos

Image hosting by Photobucket


Como a muchos, a veces regresan a mi mente estribillos de canciones, frases que me han dicho y por alguna razón mi memoria las hizo célebres.

El ronroneo de algún gato que tuve por poco tiempo... los gemidos de mi perro cuando sabía que yo estaba triste.

Mis padres cuando roncaban en la habitación de enfrente. Más adelante, mi abuelita en la habitación de al lado...

Mi estómago clamando de hambre, el sonido que produce la Tierra cuando va a temblar...

De nuevo el Mar, con su va y viene. La Lluvia al caer...

Regresar a San José desde Guanacaste y llevarme de golpe las bocinas de los autos, las madreadas de los conductores, los motores encendidos.

Su voz, al otro lado del teléfono, a kilómetros de distancia al sur...

Su respiración agitada. Su corazón cerca de mi tímpano. Gemidos.

Los ladridos de los perros que me hacen saltar a la acera opuesta del susto.

Mi voz, mi propia voz.

Melodías nuevas de instrumentos desconocidos.

De nuevo la Noche.

La Ciudad que despierta.

¡Hola!, ese primer hola. Y el adiós que podría ser el último.

Te quiero, te amo, te adoro...

¿Cómo estás?

"No servís para nada", platos que caen, vidrios que se quiebran, gritos, más gritos.

Aplausos. Pausas y aplausos.

Risas, carcajadas, moneditas que se agitan al mover las caderas.

Lágrimas que caen en silencio.

Silencios.

viernes, marzo 24, 2006

Para ti, amiga

Despertaba cada mañana esperando que me dijera que, a partir de ese día, iba a ser la única.

Pero, en efecto, el único momento de paz que teníamos era cuando estábamos dormidos. Siempre amanecíamos en la misma posición en la que habíamos conciliado el sueño.

Durante el día, nos amábamos y nos odiábamos con la misma intensidad. El me vio llorar y yo a él. Y hasta quienes nos rodeaban se volvieron testigos - protagonistas de nuestra historia.

Ella para mí fue siempre un fantasma. Su ideal de mujer. La mujer con la que se casaría y tendría hijos. La que le perdonaba todo. La que lo recibía siempre con los brazos abiertos. La que lo adoraba. La que con adoración plancharía sus camisas y lavaría sus calzones.

El sabía que yo jamás haría eso. Pero tenía lo que ella no le daba. Y aunque tratamos de apartarnos en múltiples ocasiones, volvíamos a caer. Porque nos habíamos vuelto un vicio, el uno para el otro.

Nunca bebí tanto alcohol como en esa época, nunca odié tanto, nunca lloré con tanta rabia, ni deseé con tanta desesperación. Y nunca había sufrido tanto. El dolor se multiplicaba, en todos los estados de la materia.

Hubieron otros; hubo pinturas, escritos, poemas, maldiciones, hechizos: ni el Mar era capaz de lavarme tanto dolor, indignación y rabia.

Pero nadie eligió por mi. Yo quise estar ahí. Quise creer que algún día, yo estaría por encima de "la incondicional". Pero fui la primera que le demostró que él no era EL UNICO.

Así es que también le tocó sufrir, le tocó morderse la lengua, le tocó una amante que dejó caer sobre él más ira, indignación y despecho que lo que yo cargaba conmigo. Me llamó bruja. Llegó a creer en mis maldiciones.

¡Ignorante! En esta Vida todo se paga. Nada de lo que yo hiciera le aumentaría o le quitaría peso a las leyes que rigen el Universo.


Toda esta historia, amiga, es para decirte que no eres la única, ni fuiste la primera, ni serás la última. Pero te entiendo, te entiendo porque también soy mujer, también he amado, he esperado y he creído, de la forma en que tú lo has hecho.

Sólo puedo decirte que en la Vida las piezas llegan a acomodarse una vez que se han desordenado.

Image hosting by Photobucket

jueves, marzo 23, 2006

Como diría Jaqui: "lo que no se me ocurrió"

"A aquel que le gustan las rosas, no le importarán las espinas".

Sezen Aksu, cantante turca.


Image hosting by Photobucket

miércoles, marzo 22, 2006

No lamento nada

Image hosting by Photobucket

Je Ne Regrette Rien

Edith Piaf (1915-1963)

Non, rien de rien
Non, je ne regrette rien
Ni le bien qu'on m'a fait, ni le mal
Tout ça m'est bien égal
Non, rien de rien
Non, je ne regrette rien
C'est payé, balayé, oublié
Je me fous du passé
Avec mes souvenirs
J'ai allumé le feu
Mes chagrins, mes plaisirs
Je n'ai plus besoin d'eux
Balayés mes amours
Avec leurs trémolos
Balayés pour toujours
Je repars à zéro

Non, rien de rien
Non, je ne regrette rien
Ni le bien qu'on m'a fait, ni le mal
Tout ça m'est bien égal
Non, rien de rien
Non, je ne regrette rien
Car ma vie
Car mes joies
Aujourd'hui
Ça commence avec toi...

martes, marzo 21, 2006

Artísticamente, un cliché femenino contra la autoridad

(Sí, aún juego a las Barbies, ¿y qué?)

No creo mucho en los tests... pero resulta entretenido, especialmente cuando no hay nada mejor que hacer... A ver qué les parece éste, y, los que me conocen, si están de acuerdo con mis resultados...

Lullaby, The Cure

Powered by Castpost

La Hoguera

Me sepulcro en la voluntad de haber caído.


Image hosting by Photobucket

lunes, marzo 20, 2006

Bipolar

El Transtorno Bipolar es una enfermedad mental, fruto de un desequilibrio químico en unas sustancias que tenemos en el cerebro llamadas neurotransmisores. El enfermo oscila entre la alegría y la tristeza, de una manera mucho más fuerte que las personas que no padecen esta patología. Así, el enfermo sufre de episodios o fases depresivas, o eufóricas (maníacas).

Antes, esta enfermedad era conocida como maníaco-depresiva. Tiene tratamiento farmacológico, de ahí que el problema principal sea el que el enfermo esté correctamente diagnosticado: los manuales sitúan la media de espera de este diagnóstico en unos diez años.

Muchos enfermos depresivos en realidad tienen un transtorno bipolar, y no es hasta que se manifiesta un episodio en dirección contraria emocional que se hace patente la verdadera patología. Se calcula que la padece cerca de un 2% de la población, aunque no la haya manifestado. La enfermedad tiene una base genética y seguramente un detonante ambiental para manifestarse.


Fuente: wikipedia.com



Image hosting by Photobucket


No es que algún psiquiatra me haya diagnosticado el transtorno, es que lo he visto muy de cerca, y también muy adentro...


Reír eufóricamente es lo mejor,
también llorar a mares.
Gritar por despecho,
para luego caer deshecha,
en el piso,
sobre la cama
que es una con mi espalda.

Despacio deshacería mi yugular,
despacio,
bebería mi sangre, despacio.
Te daría de beber, despacio,
quebraría nuestras copas:
¡que beba la Pachamama!

Bailaría sobre mi sangre,
celebraría la Vida,
me emborracharía
con mis propias sensaciones.

¡Que siga esta fiesta,
de dolor, desilusión
y esperanza!

¡Que no pare la música,
que no pare!

Que es tanta mi pena,
tanta, y tan honda,
tanto,
que me aplaco sólo en
mi soledad obtusa.

Déjame en paz,
te digo, déjame que no te necesito.

sábado, marzo 18, 2006

Mujer de hierro

Cuesta creer que tenga 98 años.

Antes de la caída, aunque ya empezaba a caminar con dificultad, se movía por sí sola, sin ayuda. Hacía bromas sarcásticas y se ocupaba de atender a las visitas a las que nunca les faltaron atenciones.

No he conocido hasta ahora, persona tan querida y recordada por tanta gente. No es para menos. Todo lo que ella sabe es dar, entregarse, incondicionalmente. Y por eso, a pesar de que su vida estuvo llena de dificultades, dolor y pobreza, nunca le ha
faltado nada.

Tuvo dos hijos: mi tía y mi padre. Pero adoptó muchos más: desde sobrinos hasta vecinos. Así como nietos postizos la adoptaron a ella, aparte de los siete que somos oficiales.

Ella fue fundamental en la crianza y manutención de los 6 hijos que tuvo mi tía. Y también es mi caso. Yo me fui de la casa de mis padres a los 18. Un día les dije: "voy a quedarme donde mi abuelita esta noche". Y me quedé por siete años.

Es mucho más abierta que mis padres. Ha vivido prácticamente un siglo, y habrán pasado ante sus ojos tantos cambios que ya estará acostumbrada. Sus consejos son invaluables. Aunque soy una testaruda que siempre se deja llevar por las emociones, reconozco que sus palabras son lo más valioso que guardo.

Es también la persona más importante en mi vida. Nadie me ama más ni como me ama ella. Y sé que mis primos sienten lo mismo. Cómo explicarlo... Lo sabrán si lo han sentido...

Y ni siquiera alguna de las monjas de mi colegio se acercó a su espiritualidad. Reza todo el día. Y tengo plena seguridad de que, de no ser por sus oraciones, no me salvaría de las ... en que me meto, o de las que me podrían pasar, por despistada.

Al igual que todos, no puedo asegurar qué hay más allá de la muerte. Pero creo en que sentiré su presencia, confío en que, de alguna forma, nos seguiremos comunicando... eso quiero creer.

Su ejemplo de vida, su fuerza, su entereza, su manera de enfrentar la Vida, su amor, su entrega, su sabiduría, su sentido del humor, su espiritualidad, son los mejores legados que nos deja a quienes tuvimos la oportunidad de estar a su lado.

Gracias, Mujer, gracias por... todo.

Image hosting by Photobucket

miércoles, marzo 15, 2006

Vida

No puedo con tanta tristeza.
Y quererte, desearte y sentirte,
me hace sentirme viva.


Image hosting by Photobucket

martes, marzo 14, 2006

Quisiera ser sirena

Quisiera ser sirena,
para estar en el fondo del Mar.


Image hosting by Photobucket

lunes, marzo 13, 2006

Frente al àrbol seco

Image hosting by Photobucket

El inquieto tintineo
de sus pupilas blancas
se retuerce
en el eco, del no-silencio.

Percibo entonces un ruido,
constante, perenne,
que no aquieta mis sentidos:
en cambio me mantiene alerta.

Yo habrìa de ser,
un ave,
un pez,
cualquier cosa,
menos una duda atada.

Entonces me retorcerìa
en mis aguas, entre las piedras,
volverìa a la raìz de la copa,
entenderìa la causa,
y el desvelo.

sábado, marzo 11, 2006

Luz

Image hosting by Photobucket

La Luz de una Vida
que se apaga
es tenue,
en apariencia.

La Energía,
imperceptible,
es mucho más fuerte
que cuando abrimos
los ojos
la primera vez.

Todo se mueve
ante nuestros ojos
pero no nos
damos cuenta...

Hay una manera
de sentir,
y es viendo
hacia adentro.

jueves, marzo 09, 2006

Disarm, Smashing Pumpkins

Powered by Castpost

Lo absurdo de lo cotidiano

Levantarse cada mañana. Levantarse y saber que aún una no quiere levantarse. Ir al baño. Tomar un baño. Desayunar porque se sabe que hay que. De nuevo cereal con leche y banano. Igual por las noches tomo coca-cola. Igual como papas fritas.

Visitar a mi abuela que está muriendo. Saber que la perdí desde que toma esos medicamentos que le quitan el dolor. Enfrentarme a mi tía. Discutir con mi padre. Explicarle a mi madre que no paso tiempo con ella porque quiero estar con mi abuelita.

Reflexionar sobre el por qué no soy capaz de mantener una relación estable. Preguntarme por qué no puedo ser yo misma en ciertas situaciones.

Hacer malabares con los 4 cincos que me quedan para terminar la quincena. Vivir de a prestado. Verle la cara al dueño. Ver cómo se acumula el polvo en los muebles.

Tomar el bus. Ir al trabajo. Pensar que tengo 27 años ya y ningún puesto de importancia. Pensar en lo mucho que me costó llegar a tener siquiera un trabajo decente. Decentes mis nalgas. Pensar en qué hacer para tener un estilo de vida un tanto holgado, pero pagar menos de alquiler, menos de transporte, pero no quiero más buses, ni puedo mantener un carro. Quiero una moto y todos piensan que me quiero matar.

Quizás. Si me fuera a acostar con esta perspectiva cada noche, ya me hubiera suicidado. Afortunadamente, tengo la capacidad de burlarme de lo cotidiano.

Image hosting by Photobucket

miércoles, marzo 08, 2006

Sabores

Image hosting by Photobucket

No sé si ustedes tendrán memoria en el paladar. Yo sí.

Ahora mismo se me antojaban un api morado y caliente con llauchas de la tierra de mi madre.

Pero también recuerdo, la cuajada de Guanacaste, la leche caliente, la pizza jugosa de Playa Grande, los camarones frente al mar, el sabor del mar en mi boca.

El chocolate caliente que me preparaba mi abuelita, el ceviche, el rice and beans, el gallo pinto con pan tostado, las ensaladas de frutas, el sabor a crema al besar su frente.

Los postres de mi madre, la piel ajada de tabaco de mi padre.

Las naranjitas de zanahoria rallada de mi abuela materna, los chicharrones de soya de mi tía, la piel añeja de mi abuelo.

El sushi, con su wasabi y su jengibre rosado. El chawarma de pollo. La bomba de chocolate de Il Panino. La Pizza de Il Pomodoro, de Pizza a la Leña...

Copas de vino tinto, el humo en tus labios, mis lágrimas.

Esa sopa azteca que nos tomamos, amiga, los margaritas, la sal, hasta las risas.

Mi sangre en cada herida.

Tantos besos, tu sudor, el sabor de cada piel, de sus cabellos, de su sexo.

El sabor de la Tierra que besé cuando prometí que volvería...

martes, marzo 07, 2006

Teorías sobre el matrimonio

Image hosting by Photobucket

No sé que ocurre este año, pero a mis amigas se les ocurrió que era bueno casarse y ya van tres en esas. Sin contar dos compañeras de trabajo...

Pero, tomando en cuenta que son más religiosas, conservadoras y maduras que yo, su decisión podría cobrar más sentido...

No las juzgo. Les deseo lo mejor y me presto para lo que me necesiten: la búsqueda del vestuario apropiado, el regalo que ellas elijan, ser testigo o madrina, y para que vean cuánto las quiero, hasta estoy dispuesta a buscarles los maripepinos... Soy buena para los castings.

Pero si quieren devolverme el favor... saben que no pueden contar conmigo más que para hacerme muchas despedidas de soltera (simbólicas), que realmente no me quiero despedir de este estilo de vida.

¿Miedo a quedarme sola? No lo tengo. Me encanta vivir sola. Eso sí, que no me falten los amigos y las amigas para compartir momentos.

Y quien quiera amarme, que me ame, dispuesta estoy a amar, y si no estoy lista, que se me sequen las heridas al viento, y me den chance.

Madre sí quiero ser, muero por tener enanos con quien jugar, porque creo que no dejaré de ser una niña, y sí, es una experiencia que quiero vivir.

Pero casada, no me veo. Es hermoso despertar cada mañana y ver a tu lado al hombre que amas... O llegar a la casa y encontrarlo ahí. Pero resulta que eso no es todo... Me conozco, y sé que hay cosas que no toleraría. Y también sé que cargo con fantasmas que mi pareja no soportaría.

Así es que ¡salud por ellas! ¡y por mí! ¡y por la decisión de ambas!

Image hosting by Photobucket

lunes, marzo 06, 2006

Dos canciones y una historia

Una canción

Esta mañana, en mi habitación, recordando... (aquella provincia que fue mía).

Mas al norte del recuerdo
Mal País

Fue sólo el rito del atardecer
la sombra golondrina del Bambú
y el polvo del camino entre la piel...
Fue solo lo que vi, lo que se fue.

Paso Tempisque, Arado, la estación
de nochecita llegando a Nambí
y la voz que me suena es otra voz
(y es otro aquel lugar donde nací).

Allá por el aromal
se van perdiendo los sueños
Allá lejos y jamás,
parece que llegaremos.
Guanacaste ya no está.
Ya no me lo canta el viento,
Es que tengo que buscar
más al norte del recuerdo.

La diana que aquel día despertó
las putas viejas de la terminal
años después tus ojos, tu color...
una historia que no aprendí a contar.

Y vi la pampa árida temblar,
oí el ronco quijongo y la ceniza
sudando guaro, estúpido y brutal
en aquella provincia, que fue mía.

Allá por el aromal
se van perdiendo los sueños
Allá lejos y jamás,
parece que llegaremos.
Guanacaste ya no está.
Ya no me lo canta el viento,
Es que tengo que buscar
más al norte del recuerdo.

Image hosting by Photobucket


Una historia

Anoche me di cuenta que la historia de mi familia, está escrita sobre heridas, resentimientos, agresión, orgullo, dolor, abandonos reales e imaginarios, pobreza, ausencias, prejuicios, maltratos, celos, posesividad, críticas destructivas y traumas que se han venido arrastrando de generación en generación. Entendí muchas cosas sobre cada uno y sobre mí misma.

Aprendí que nadie nos enseña a amar y que es cierto que cada quién toma de lo aprendido lo que quiere. Ojalá fuéramos concientes para deshacernos de todo lo que nos dificulta el camino, pero no es fácil.

Le dije a esa persona que me contó estas historias, que una forma de llorar era escribiendo. Y que si bien uno de mis deseos es escribir un libro, ella tenía mucho más que contar, y muchos más años de no llorar.

Otra canción

Concierto de los Kjarkas
Planet Mall
Domingo 5 de marzo
3:00 p.m.

- Para todos aquellos de corazón sensible... Ave de Cristal

No se acaba el mundo
cuando un amor se va
no se acaba el mundo
y no se derrumbará.

Si fue verdadero
tras sus huellas volverá
si no fue sincero
otro lo remplazará.

No se acaba...etc

No hay lluvia en el alma
que no acabe con un sol
y se limpia el cielo
cuando deja de llover
de llover...

Y es el corazón
como un ave de cristal
es tan frágil de romper
tan difícil de entender.

Y es el corazón
como el destino tan cruel
tan difícil de torcer
y tan fácil de perder
es el amor... es el amor...

Y es el corazón...

Image hosting by Photobucket

sábado, marzo 04, 2006

5.5%

Quisiera culpar al alcohol,
pero no hay quite:
perdí la cordura (hace bastante tiempo),
y con ella, en parte, el sentido común.

Image hosting by Photobucket

jueves, marzo 02, 2006



Powered by Castpost

miércoles, marzo 01, 2006

La novia que se espanta al ver la Vida abierta

Image hosting by Photobucket

¿A qué me remite este cuadro de Frida?

- Orgullo y Prejuicio, de Jane Austen.

- Julia, en "La Chaskañawi", de Carlos Medinaceli.

- Nora, en Casa de Muñecas, de Henrik Ibsen.

- Una que otra personita que conozco...

- ... y por qué no, a mí misma, hace algunos años...

¡Cuánto le cuesta a una deshacerse de la Mala Educación!