lunes, octubre 31, 2016

martes, octubre 25, 2016

38



 


Pocahontas: - Nosotros nos saludamos así: "Wingapo", 
que significa "hola", y así nos despedimos: "ah-nah".


Para tener una nueva piel, hay que desprenderse de lo viejo, y darle la bienvenida a lo nuevo. Eso le pedí al Mar, que con sus olas me sanó el alma, y se llevó mis deseos. Antes me bañé en el río, porque todos y todas tenemos la oportunidad de renacer, y no sólo cada año nuevo personal, sino a cada instante.

¿Nos parecemos a la imagen que soñamos de nosotros mismos? No deberíamos dejar de construir esos sueños que nos mantienen despiertos. No debemos perder la magia de ser nosotros mismos, ni de jugar como cuando éramos niños.

El cuerpo es un instrumento para cumplir la misión que cada uno y cada una tenemos en esta Vida, y si no trabajamos en ella, nos apagamos lentamente como una vela. O nos toca reencarnar, una y otra vez.

A veces necesitamos desconectarnos de la computadora, el celular, el tráfico, los problemas, las quejas, la gente nociva, para conectarnos con nuestra esencia. Todas las respuestas a todas las preguntas están dentro, reza una piedra de una cultura antigua. ¿Pero cómo escuchar esa voz interior si hay tanto ruido alrededor? Al conectarnos con la naturaleza, somos capaces de escuchar esa voz que clama.

Me siento agradecida de empezar este año nuevo con otra energía. Me siento más feliz, más fuerte, más capaz de enfrentar mis miedos y de concretar mis sueños. 

Me siento amada, querida, bendecida, y deseo que se multipliquen el Amor, la Paz, la Prosperidad, la Abundancia, y la Belleza Interior.



Hasta la raíz


Yo te llevo dentro,
hasta la raíz.
Y por más que crezca,
vas a estar aquí.
Aunque yo me oculte
tras la montaña,
y encuentre un campo lleno de caña,
no habrá manera, mi rayo de Luna,
que tu te vayas.

domingo, octubre 16, 2016

El teatro de la Vida

Mientras la jueza repasaba las declaraciones, un gusanito verde se estiraba y se encogia entre sus cabellos endurecidos por el plastigel. Yo me sentía dentro del País de las Maravillas. Pensaba que en cualquier momento la Reina de Corazones pediría que nos cortaran la cabeza, o que el gusanito verde se convertiría en mariposa o se pondría a fumar un narguile.

Lo cierto es que lejos del País de las Maravillas, en el país más feliz del mundo, la burocracia no permite que se haya resuelto el caso.

Como buena bruja, fui a ver la puesta en escena en noche de Luna Llena. Fue surreal tanto hiperrealismo. Fuimos testigos de una realidad muy lejana a la nuestra: disparos, sangre, muerte, guerra. ¿Qué es la guerra? La incapacidad de resolución de conflictos. 

El ver la muerte tan de cerca esta semana me sensibilizó de una forma que la muerte representada en un escenario, me hizo sentir compasión.

Él y ella se ven iguales cuando duermen. Sin embargo lo sentí tan lejano, tan ajeno... Pobre ser humano que no es capaz de abrir su corazón. Pobre ser humano que no es capaz de asumir la Vida, de dejarse llenar la cara de besos babosos, de risas que se ríen de la risa misma, de juegos inventados, de esos abrazos que te rodean con brazos y piernas, de esas pupilas que crecen en un pozo color ámbar cuando te miran,