lunes, junio 13, 2016

Sirena varada

Foto: Sergio Cantillo Malavassi

A quién no le ha revolcado una ola...
a quién no le ha revolcado la Vida... 
y como cuando se hace una herida,
o se lleva una un golpe fuerte,
el cuerpo, que es sabio,
te adormece.

Despertás cuando estás lista,
y sin embargo, viene el abrumamiento,
de no saber qué ocurrió realmente:
ese momento entre la amnesia y la realidad.

Luego, viene la aceptación,
que puede durar tanto como la aceptemos.
Levantarse, puede ser tan difícil como volver a caer,
por el dolor de las heridas.

No sé adónde ir, 
sólo sé que debo seguir.

lunes, junio 06, 2016

Anoche


Y como no pude tenerte, te soñé. Cálido, sereno, como la noche estrellada que se asomaba a mi ventana. Nos abrazamos y nos besamos con el ímpetu que dan la distancia y el tiempo. Y entre cada beso, una sonrisa tuya, una mirada brillante que me dejó ver la Luna Llena. Cerré mis cortinas grises, y me atrajiste hacia a tu cuerpo para besarme más y más intensamente, mientras tus manos asían mi cabello. Entonces la puerta nos sorprendió, y fuimos rápidos al escondernos. Vos rodaste debajo de mi cama, yo subí al ropero... y desperté.