martes, enero 31, 2006

La Chaskañawi

La Chaskañawi u "Ojos de Lucero" es, sin duda una de las mejores novelas costumbristas de Bolivia; la obra es un testimonio de la vida provinciana del sur de Bolivia, contiene tintes autobiográficos y retazos de ironía, que a veces, desciende al sarcasmo.

"La Chaskañawi" de Carlos Medinaceli.


Se preguntarán de qué les estoy hablando...

Mi fin es explicarles, qué es esa palabra que está al costado izquierdo de mi blog, debajo de mi fotografía, en un lenguaje que probablemente desconocen...

Chaskañawi, en quechua, el cuarto idioma más hablado en toda Ámérica, significa "mujer de ojos grandes y brillantes, y pestañas largas".

El quechua, idioma oficial en Bolivia, Perú y Colombia, es también utilizado en la zona andina de Ecuador. Al igual que el aymara y el árabe, utiliza sólo tres vocales: a, i, u. Sin embargo, el quechua es mucho más dulce que el aymara, también propio de la zona. No sólo en su pronunciación, sino en la forma de llamar las cosas y caracterizar a las personas. Curiosamente, los rasgos de los descendientes de los quechuas, son más suaves que los de los aymaras, que son mucho más marcados, sobretodo en los pómulos.

Image hosting by Photobucket

lunes, enero 30, 2006

Soneto inconcluso

Rueda hasta mis pies
la otra parte de mi cuerpo.
Esa que sangra,
que late y golpea.
Esa que hiere,
esa que ata.

Y desde entonces mido los pasos,
escucho atentamente acostada sobre la hierba,
escondida tras los arbustos.

Mi flecha apunta,
la bestia escapa.
Mis pies son ágiles,
pero mis pulmones no respiran igual...

Ha llegado mi hora de volver al Mar,
de lavarme en esa sal que me da Vida.

Mis ojos se han apagado
y sin embargo no logro conciliar el sueño.

En mis manos vacías llevo las llagas
de las caricias
que me han lavado la frente.

Quiero bañarme en la luz del Sol de madrugada,
correr por la playa,
y ver morir el atardecer.
Las estrellas borrarán mis lágrimas,
y las hojas me refrescarán con la brisa que trae el Viento.

En la Noche encenderé una fogata,
y tras el ritual me acostaré desnuda
sobre la arena.

Image hosting by Photobucket

jueves, enero 26, 2006

Arlequín,

Image hosting by Photobucket


...puedo adivinar algo de mística en tu mirada.

miércoles, enero 25, 2006

Tristeza

Image hosting by Photobucket

martes, enero 24, 2006

El retorno al origen

Image hosting by Photobucket


El pasado sábado 21 de enero, Evo Morales asumió la presidencia de Bolivia, en una ceremonia indígena. El ritual se realizó en Tiwanaku, centro ceremonial de los tiwanakotas, antecedentes de los Inkas (siglos VIII y XII).

Allí está La Puerta del Sol, donde cada 22 de setiembre, en el equinoccio de primavera, gente de todo el mundo, se reúne para ver como el Dios Inti atravieza esa puerta.

Y frente a la puerta principal del templo de Tiwanaku, el monolito, que representa a un sacerdote, cubierta su piel de piedra de jeroglíficos, entre los que está la cruz egipcia, la svástica y, duramente, la cruz cristiana, con la que quebraron la figura de piedra, y con ella, intentaron dar fin a una cultura que aún sobrevive, en los de mi sangre.

Y así, como debe ser, las cosas vuelven a su origen.

Ignoro que irá a pasar con este gobierno, pero sé que mi familia tiene esperanza.

Qué diferentes son las cosas en el país que me vio nacer. Son dos realidades completamente diferentes. Si bien Costa Rica ha visto la pobreza acrecentarse, Bolivia ha vivido con ella por largos años... La fe en la política se ha perdido en América Latina. Pero saber que alguien del pueblo asume el poder implica una expectativa diferente.

En nuestro caso, que un ex-presidente "retorne" al poder, no da trazas ni señas de la imagen que proyectó hace unos años. Costa Rica, tierra de paz... ¿a qué precio? Demasiada hipocresía, no entiendo como no pueden ver cómo se le está cayendo la máscara...

Al menos hay quienes se han atrevido a lanzarse en la contienda. Pero los resultados de quienes han estado en la Asamblea en los últimos años como tercera opción, no han demostrado ninguna fuerza.

Mi país es un país de dormidos. Es triste, pero cierto. Los aymaras no tienen callos en los pies y las mejillas coloradas porque sí. Son luchadores, y están más cerca de la Tierra que nosotros.

Y yo... ¿qué puedo hacer al respecto?

sábado, enero 21, 2006

Album de amor, locura y dolor

- Una semana después de ese beso, le hice ver que esperaba que "no fuera como los otros".... (¡patética!) Me hizo compañía durante 5 años. Aprendí lo que debía hacer y lo que no; lo que no sabía de masculinidad, excepto por el modelo de mi padre. Amé tanto como sufrí e hice daño. Reí tanto como lloré. Y jugué.

- Tratando de olvidar me enamoré del superhéroe de mi infancia, con quien jugábamos a Superman y la Mujer Maravilla. Pero esa semana, parte de él no estaba aquí. Supongo que parte de mí, tampoco estaba...

- Luego, conocí a un vampiro de piel muy blanca. Antes de que yo me aferrara a su cuello, descubrí que tenía novia... Quise matarlo... Lo amenacé, y me creyó... (jejeje).

- Una noche, decidí salir con un niño de su madre... Al punto que ella me llamaba a preguntar por su hijito... (¡en qué lío me metí). A los 3 meses y medio, el niño desapareció por una semana. Su madre estaba desesperada. Yo le dije que no lo ocultaba debajo de mi colchón... Así es que cuando se le ocurrió aparecer, ¡di por terminado el asunto!

- La primera vez que vi esos ojos verdes, él creyó que ya nos conocíamos, por la forma en la que yo lo miraba... Le anoté mi teléfono en una servilleta, y a los pocos días me ayudó a mudarme a la casa de una amiga. Jugábamos mucho, a fantasías inventadas... pero la locura no pudo con ambos, y yo aún no olvidaba lo que había vivido por cinco años.

- Cuando lo vi entrar por la puerta, creí que la chica con la que venía era su novia. Afortunadamente, era sólo una amiga. Esa noche salimos, y cuando regresamos a la casa, bailamos salsa, merengue y son cubano. Seguimos bailando por cuatro meses. Me gustaban sus ojos, su olor, su voz, su sonrisa, sus palabras, y nuestros momentos. Era tan perfecto que se fue. Y muy lejos.

- Después de seis meses de encierro, decidí volver a salir a la luz. Y como aún tenía ganas de bailar, bailé otros cuatro meses con un garífona. Pero él se estaba apagando, y yo me estaba encendiendo...

- Tomar lo primero que hay a la mano no es una buena idea, así es que un mes después de andar con un niño engreído, me fui al mar. Allí conocí a un tipo, que no era nada inteligente,ni atractivo, ni mucho menos bondadoso. Pero sí muy listo. Caí. No sé cómo pero caí. Y el dolor que sentí durante y después de esos cuatro meses, no se lo deseo ni a mi peor enemiga...

- Tratando de sacármelo de la cabeza, empecé a hablar y a bailar roots con un niño mucho menor que yo... Pero mucho más dulce. Sé cuánto me quiso. Pero, aunque le tomé mucho cariño, mis pedazos no estaban unidos aún...

- Por otro lado, tenía mil proyectos en mi cabeza. Y uno de esos proyectos se convirtió en affair. Durante ese concepto fue divertido. Dejó de serlo después. Me pregunto si aprendería a ser más amable, o a pensar en alguien más que en sí mismo. Así es "el amor", cada uno en lo suyo, como en el anuncio de tv.

Image hosting by Photobucket

Continúa.

miércoles, enero 18, 2006

Album de locuras y sinsentidos

- A mis cinco años, hice lo imposible para que me sacaran una fotografía con el niño que me gustaba en el kinder. ¿Resultado? El niño lloraba a más no poder... Pero aún tengo mi foto...

- Tenía 7 años, cuando, por negar que me gustaba un niño, lo mandé a golpear con otro niño de un grado superior, con tal de convencer a "mis amigas" de que no me gustaba, porque no dejaban de molestarme. Diez años después, el "verdugo" pasó a ser mi primer novio.

- Tenía 11 años cuando mi mejor amiga y yo compartíamos el mismo príncipe azul. Los tres vivíamos en el mismo barrio. Mi amiga y yo lo seguíamos en mi bicicleta. Yo conducía y ella iba en la barra. Llegué a hacer postres para llevárselos a su madre, con tal de ganarme a la suegra y tratar de ver al nominado... que por supuesto, se encerraba en su cuarto.

- A los 12 me ofendí cuando una monjita de mi colegio le dijo a mi madre que yo daba "casting" para monja. A los 14 yo QUERIA serlo.

- A los 16 juraba y perjuraba que Gustavo Adolfo Bécquer era el amor de mi vida... y tenía fantasías con un... ¿muerto?

- A los 18 me fui de mi casa. Mi segundo novio se inyectaba esteroides. Cuando desapareció por unos días, me enteré por una amiga que le habían hecho una lavativa, y aparte de eso, no sé cuántas cajetillas de cigarros fumaba por día. ¿Cómo lo conocí? En mi primer trabajo, un revelado de fotos en el Mall San Pedro. Renuncié para que me dejara en paz. Pero me buscó en la Universidad hasta encontrarme y dar conmigo. El estira y encoge duró ocho meses, hasta que acepté ser su novia. ¿Por cuanto tiempo? Un mes, para ser exacta.

Continuará...

lunes, enero 16, 2006

Manos

De niña jugaba, mientras me bañaba, que de los dedos de mis manos salía agua, y que estos chorros de agua eran magia. O bien podrían ser lágrimas.

Así es como ahora escribo, y puedo escribir melancolía, tristeza, pasión, dolor, alegría, amor, odio, ironía, belleza, rabia... o al menos juego a hacerlo. Y al mismo tiempo me estoy lavando...

Image hosted by Photobucket.com

sábado, enero 14, 2006

Del cielo y el infierno...

Hubo una época en la que hasta en el purgatorio creía...

Estos espacios simbólicos, creo ahora, se los pinta uno mismo, de la misma forma en la que se es capaz de encerrarse en su propia burbuja o en su torre de marfil.

De todos, el que más me gusta es el limbo.

Pero sí creo, que para subir es necesario bajar. Sentir las llamas arder (sí, así de dramático), tocar fondo, para ascender, ¿quizás? No siempre sucede. Pero es un hecho que para levantarse hay que caer primero. Aprendizaje. Y no se aprende de una...

Para arrancar, empezar a correr y hasta para volar, toca tomar impulso. ¿Desde dónde? Desde abajo. Y es bueno estar arriba, sí, pero sin olvidar de dónde venimos. Y la cola señala en punta hacia la Tierra. Así es que no se engañen. Que no sólo somos de Dios...

Image hosted by Photobucket.com

miércoles, enero 11, 2006

¿Adónde vamos ahora?

Es bueno tomar un descanso en el camino. Apartarse y meditar. Lo difícil es levantarse y elegir qué camino tomar.

Por lo pronto está bien estar tirada sobre el zacate y ver las nubes pasar... ¿no?

Image hosted by Photobucket.com

lunes, enero 09, 2006

Frágil

Cuando te quiebres, retírate.


Image hosted by Photobucket.com

sábado, enero 07, 2006

Congelado

Image hosted by Photobucket.com


Hay momentos en los que, como en el juego infantil, todo se detiene. La energía deja de fluir y el tiempo no avanza, y quizás afuera todo siga igual. De hecho, todo sigue igual. Se detiene para nosotros.

Nunca he sido víctima directa de un asalto, pero sí testigo. En ese momento desaparezco, pierdo capacidad motriz: congelada. Es el miedo.

Igual sucede cuando se tiene un deja vu, se perciben las sensaciones de aquel momento, en ese mismo lugar, y de pronto nada existe alrededor, sólo ese momento que parece que ya se vivió.

In fraganti, es otro ejemplo, a menos de que una sea una muy buena actriz como para disimular que nada está ocurriendo, pero, por favor. ¡¿Cómo reaccionar ante la sorpresa de ser descubiertos?!

Es como cuando se cruza una calle y una no espera que un auto vaya a pasar. Y como morir por unos segundos...

viernes, enero 06, 2006

Identificación

Image hosted by Photobucket.com

GRANADA
(Agustín Lara)


Granada, tierra soñada por mí
mi cantar se vuelve gitano cuando es para tí
mi cantar hecho de fantasía
mi cantar flor de melancolía
que yo te vengo a dar.
Granada,
tierra ensangrentada
en tardes de toros.
Mujer que conserva el embrujo
de los ojos moros;
te sueño rebelde y gitana
cubierta de flores
y beso tu boca de grana
jugosa manzana
que me habla de amores.

Granada manola,
cantada en coplas preciosas
no tengo otra cosa que darte
que un ramo de rosas,
de rosas de suave fragancia
que le dieran marco a la Virgen Morena.

Granada,
tu tierra está llena
de lindas mujeres
de sangre y de sol.

miércoles, enero 04, 2006

Sospecha

Afortunadamente no todos somos iguales. Es bueno conocer gente, hacer nuevos amigos, y creer. Pero no he de negar que de unos años para acá me he hecho un tanto desconfiada.

Dar es dar y todo lo que quieras, pero afortunadamente hay un par de antenas o como le quieras llamar a esa vocecilla interna que te dice: ¡hey...! (ya sabrás). No todo lo que es oro brilla ni todo lo que brilla es oro, dice una canción de Manu Chao, por aquello de los derechos reservados. Y es muy cierto.

Pero eso de ver los toros desde la barrera, no sé si sea bueno para mí. ¿Será que prefiero torear? Es posible. Lo bueno podría ser no correr, sino brincar o elevarse a tiempo.

Quisiera siempre hacer caso de esa voz que parece advertir lo que una se niega a admitir.

Image hosted by Photobucket.com

Imagen de la película, Hable con Ella, de Pedro Almodóvar.

martes, enero 03, 2006

Al ser las 12

Bailando es como esperaba pasar el fin de año, pues según las supersticiones, depende de lo que se haga a medianoche, pues... así serán los restantes 364 días del año. Así es que, mientras mi madre le daba la vuelta a la cuadra maletas en mano, en compañía de su paisana, y probablemente mi abuelita estaría comiendo sus doce uvas, yo esperaba estar meneándolo.

Pero, ¡bah!, ya tendré tiempo para bailar. Preferí pasar el año con una amiga, que necesitaba desahogar sus penas. Yo le llevé alcohol y mi abrazo. Juntas vimos los juegos de pólvora desde su balcón y juntas llamamos a todas las personas que queremos, cuando ya el vino había hecho sus efectos.

Image hosted by Photobucket.com