domingo, julio 31, 2011

El Misterio de las Coincidencias

Mercedes Sosa-Todo Cambia

jueves, julio 28, 2011

Aire

Aire, soñé por un momento que era aire.
Oxígeno, nitrógeno y argón
sin forma definida ni color
fui aire volador.


Mecano

El agua se evapora,
y se eleva en columnas de humo:
turquesas, lilas, magentas.

El aire oscuro y pesado
se torna en colores,
y adivino su risa,
sus ojos color ámbar,
las yemas de sus dedos.

Giro sobre mis puntas
y formo círculos imaginarios en el aire:
vuelo, pero hacia adentro.

De mis pies brotan semillas
y me siento más liviana.
Las semillas germinan,
y rozo las pequeñas hojas
con los dedos de mis pies.

Esa luz dorada,
de la que me hablan,
desde la tercera dimensión,
me cubre la piel como si se tratara de polvo.

Abro los ojos,
y me siento circular.

Juan Luis Guerra - Reforestame

miércoles, julio 27, 2011

¿Preparados?

A veces los seres humanos no estamos preparados para las experiencias que nos trae la Vida. A veces estamos dormidos, ciegos, sordos a las señales. Intuyo que la Vida nos empuja una y otra vez, como las olas del Mar, para conocer la Verdad. Fuertemente, si es necesario.

Ya sus palabras no me lastiman. Siento pena por él. Imagino que la tarea le quedó demasiado grande. Sin embargo somos dueños de nuestro destino. Él tomó una decisión y yo la mía. Creo que nuestros caminos inevitablemente están unidos. Pero se han roto los lazos. Todos, todos excepto uno. Que sea lo que tenga que ser. Gracias al Cielo a mi no me invade el miedo, ni la confusión, ni la duda. Todo lo contrario. Anoche me invadió una sensación de paz: me sentí protegida y bendecida.

Soy libre. Y no voy a permitir que se me haga daño. Corrijo, que se nos haga daño.

lunes, julio 25, 2011

El beso del tiburón



En el año 2000 murieron 25 mujeres debido a la violencia doméstica y la violencia sexual, una cifra similar a la de los últimos años que supera el promedio de dos muertes mensuales. Este tipo de asesinatos, conocido como femicidios, constituyeron la mayoría de los homicidios de mujeres ocurridos en la década de los 90, -el 70% de aquellos en los que se conocen las circunstancias en las que ocurrieron-, igualando a la mortalidad materna y superando a la causada por el SIDA.

Fuente: INAMU

Aún en el 2011, la violencia hacia las mujeres es una realidad. Hay varios tipos de violencia. La más evidente, es la física. Pero también está la violencia psicológica. La indiferencia es un tipo de violencia.

Violencia es que no me paguen el salario mínimo. Violencia es que le paguen más a mi colega masculino. Violencia es que subestimen mi trabajo, que subestimen mi persona. Violencia es que tengás que servirle a tu marido la comida. Violencia es que seas su sirvienta. Violencia es que no te toque, que no te mire, que no te acaricie con sus besos y sus palabras. Violencia es que te desautorice frente a tus propios hijos. Violencia es que te grite, que te maltrate, que te golpee mientras estás embarazada o no. Pero violencia también es que no esté ahora que es cuando más lo necesitás.

El beso del tiburón se propuso hacer un teatro de denuncia, un reflejo de la realidad, de nuestra realidad nacional, de la realidad latinoamericana. Todavía se crían machos cabríos, sin conciencia de género. Sin embargo no todo es oscuro y sangriento. En Costa Rica, existen instituciones súper valiosas y concientes como el INAMU o el Instituto WEM. Este último le ayuda a los hombres a ser sensibles, a recapacitar sobre sus errores, a ser más solidarios, más despiertos, más amorosos. Yo enviaría con gusto a todos los hombres costarricenses. Esta institución lamentablemente no es muy conocida. Pero es una herramienta de concientización realmente valiosa.

Abogo porque esta obra de teatro gire en las comunidades urbanas y marginales, para procurar el despertar de muchos hombres y mujeres que desconocen que tratan y son tratadas con violencia. El teatro ha de tener una función social, y transmitir su mensaje a quienes más lo necesitan. En San José muchos y muchas ya sabemos, ya conocemos. Si nos alejamos un poquito, nos damos cuenta de cuánta hambre de sed y conocimiento existe.

viernes, julio 22, 2011

Eugenia León & Lila Downs "LA BRUJA"

Una bruja que cuelga sus hábitos

Creció con su abuela, rodeada de hierbas aromáticas y crucifijos. Al salir el Sol y al ocultarse rezaban juntas el rosario.

La niña aprendió a dejar un vaso con agua en la mesa del comedor para saciar la sed de los espíritus, a alejar gripes y resfríos dejando un limón en su mesa de noche, a diferenciar las hierbas y sus nombres, y a vivir la Vida en un constante ritual.

Todos estos rituales eran tan sagrados como lo eran para sus compañeras ir a Mac Donald's después de clases, o al Parque de Diversiones los domingos. No tenía muchos amigos, se reían de las cosas que ella hablaba y no la comprendían. Una vez registraron su bulto, y de él cayeron estampitas de la Virgen y dientes de ajo.

- ¿Hay vampiros en tu casa?
- ¡Sos una freaky!
- ¡Rara!

Ella se mordía la lengua y se aguantaba las lágrimas. Sabía lo que podía hacer, pero no había sido entrenada para el mal. Desde niña aprendió que todo lo que venía de la Tierra era bueno, y por tanto era su deber hacer el bien, devolverle a la Tierra todo lo bueno. Las personas son malas, pensó. Su abuela la abrazaba con amor y le decía: No les hagás caso, no saben lo que dicen. Ellos no saben lo que vos sabés.

Se sentía privilegiada por lo que su abuela le enseñaba, pero al fin y al cabo era una niña, y quería tener amigos. Con el tiempo aprendió a callar, y a no hablar sobre sus rituales, ni sobre hierbas, ni de la Luna Llena. Cuando creció casualmente todos estos temas se pusieron de moda, y algunas adolescentes se veían atraídas por una especie de secta a la que le llamaban Wicca. Hablaba de muchas cosas que ella ya sabía, sólo que más fashion. Entonces tuvo amigas, y ella callaba para no importunarlas, pero en su corazón sabía que estaban realmente confundidas. Una noche decidió abrirles su corazón, y les habló sobre los rituales paganos, sobre cómo las brujas se quitaban la piel, y la colgaban al revés en el tendedero, por las noches.

- ¿Cómo sabés tantas cosas?
- Las leí en un libro, mintió.

Amanda se volvió en el centro de atención de su grupo de amigas, y ganó popularidad. Por primera vez se sentía parte de un grupo, y eso la hacía sentirse bien.

Y como el Amor nunca pierde el camino del corazón, también tocó a su puerta. Una y otra vez. Ella abrió y cerró ciclos, atando y desatando nudos, en las noches de Luna, siempre para limpiarse, para liberarse, para sanar, nunca para hacer daño. Pero la gente que es morbosa y maliciosa, más de una vez la culpó de sus males.

Un día, Amanda dejó sus libros, y sus hierbas, y dejó que la Vida se encargara de su destino. Comprendió que el Universo tiene sus propias leyes, y que cada acción tiene sus consecuencias. Se lanzó a la Vida, se dejó llevar, sin amuletos de protección ni esencias, ni estampitas, y se dejó empapar por todas las experiencias, sintiéndose libre, dejándose herir, pero sintiéndose más fuerte.

Eso sí, cada 24 de junio, la fecha de aniversario de muerte de su abuela, enciende una vela, y se sienta a hablar con ella, de la Vida y sus insondables misterios.

jueves, julio 21, 2011

Correr con los lobos


"¿Así que cuál es el punto de esta reclamación y enfoque, este llamar de regreso al halcón, este correr con los lobos? Es atacar por la yugular, para llegar hasta el fondo de la semilla y de los huesos de todo y de cualquier cosa en tu vida, porque ahí es donde está tu placer, ahí es donde está tu alegría, ahí es donde yace el Edén de una mujer, ese lugar donde hay tiempo y libertad de ser, de vagar, de preguntarse, de escribir, de cantar, de crear, y de no tener miedo."

Mujeres que corren con los lobos, Clarissa Pinkola Estés.

martes, julio 19, 2011

Carta al miedo

Mi estimado cobarde:

Ahora mis decisiones son mías. Ahora no podés tomar parte. Todas las decisiones tienen sus consecuencias. Ahora tu Vida es la tuya... y la nuestra es nuestra.

Libre soy, de tus palabras artificiales, de tus promesas del Romanticismo marchito. Creéte tu novela, tu propio personaje, tu maqueta. Yo elijo mi Vida real, mis sueños reales. A mi mis alas no me las quita nadie. Y dudo que me alcancés. No se puede elevar del suelo quien se ata a sus miedos e inseguridades. No se puede desprender del suelo aquel que no se atreve, aquel que no se enfrenta, aquel que no toma el toro por los cuernos.

Yo he muerto varias veces, y aquí estoy contando el cuento. Y no me voy a vanagloriar de mis resurreciones, que bastante me han costado. Ya lo he dicho antes: no puede no ser guerrero mi compañero de viaje.

Yo no vivo de palabras. Viviré de ellas, pero de las mías propias. De mi tinta sangre, de mi tinta lágrima, de mi tinta risa. Palabras de hombres: palabras que se lleva el viento. Y aquel que quiera demostrarme lo contrario que venga y me lo demuestre con hechos reales, no con montajes.

Yo sigo mi viaje, yo sigo remando por la Vía Láctea, con la promesa de viajar en compañía de mi ángel.

Culpa mía (Concha Buika)

sábado, julio 16, 2011

Milagro

La Vida es un milagro.

martes, julio 05, 2011

Las cosas simples

Hay que aprender a disfrutar de las cosas simples: la brisa rozando tus cabellos, la luz del Sol, el aire que respirás. A veces sólo una corta caminata te puede cambiar el día.

Compartir, es una de las cosas que me hace más feliz. Me siento afortunada de tener los amigos que tengo: compensan la falta de hermanos.

Me gusta crear, hacer de las acciones cotidianas una obra de arte, como cuando pruebo una receta nueva en la cocina, me maquillo para salir o reinvento una combinación nueva con mi propia ropa.

Ahora que mi tiempo es mío, que los días son más largos, estoy saboreando cada momento.

Cumplir una rutina diaria, te "llena" el día, pero ¿cumple con tus expectativas?, ¿sos realmente feliz?, ¿hacés lo que te gusta? Si la respuesta es no, más vale lanzarse al vacío...