jueves, junio 30, 2011

Janis Joplin - Piece Of My Heart

martes, junio 28, 2011

Más que palabras

Para los que no lo saben aún, las palabras, como los pensamientos, son cosas.

Se dice que a las mujeres se nos endulza por el oído, y no deja de ser cierto. Soy una mujer adulta y aún soy capaz de creerle a los hombres. Lo admito. Ayer lo enfrenté a sus palabras: me dijo que eran ciertas, que todo lo que me había dicho, lo había sentido.

Uno debe ser consecuente con las palabras. El decir, ha de ser un compromiso. En mi país, lamento decir que la gente dice por decir, se queja y no hace nada, se "compromete" y no cumple. Es horrible.

Si yo quiero algo, lucho hasta el final por alcanzarlo. No desisto a la primera. Me caigo, y me levanto. Por tanto, querer es poder. Detesto la frase "no puedo". Cuando daba clases les decía a mis alumnas: PROHIBIDO DECIR "NO PUEDO". Al decir "no puedo", le envío una orden a mi cerebro, para que mi cuerpo no reaccione, y en general, ni mi espíritu ni mi mente van a responder, porque yo misma me he puesto mis propios límites.

Pensemos antes de hablar. No se puede decir cualquier cosa por salir del paso, o por quedar bien. Antes de decir una estupidez -porque esto no exime que piense estupideces-, prefiero callar, morderme la lengua y envenenarme con mis pensamientos si es preciso, pero no los he de dejar salir.

Y creo, que así como tomar una decisión tiene sus consecuencias, las palabras las tienen.

martes, junio 21, 2011

No más quisiera...


No más quisiera,
un segundo infinito de paz,
un boleto al sur,
un amor menos intenso
y más aterrizado,
una ley que cumpla,
un charco para flotar,
un ambiente menos agobiador,
unos kilos menos,
y una silla frente
al Sol.

Duda

Es como una melodía minimalista, así de repetitiva, con su va y viene, con su viene y va.

Es la ansiedad que crispa los nervios. La última gota que derrama el vaso. El vaso que se quiebra, y los finos pedazos de vidrio que se incrustan en tu piel.

Es el quehacer de la intriga, la mirada perversa de la inseguridad, la burla de los celos, el beso de la indecisión.

Es un "y si...", es la suposición cuajada en gelatina, es la pregunta fermentada, con su respuesta a medio responder.

lunes, junio 20, 2011

Sentido de pertenencia

Nada como sentirte "en tu charco". El lugar donde trabajás debería ser algo así como tu segunda casa. Es decir, pasás ocho horas diarias de tu Vida ahí.

Yo, en cambio, cada vez me siento más distante, menos "identificada", como que no calzo, como que soy esa piecita del otro rompecabezas que se coló en la caja. En algunos momentos más que otros. En ocasiones puedo pasar desapercibida, y si no me lo permiten mis tacones, pues juego a invisibilizarme.

Algún papel he de jugar aquí, algunas lecciones tendré que aprender. He creado amistades que aún mantengo, pero -con excepciòn de una- ya no estàn aquí. Lo que me hace pensar... entonces quizás no sea yo. ¿He dicho quizás? Es el lugar. Será la intriga, el manejo del poder, las vacas sagradas... la visión... O la suma de todas.

De lo que estoy segura es de que mi paso por acá es transitorio. Sólo espero estar un poco más presente mis últimos días. Más que debo prepararme para lo que viene...

sábado, junio 18, 2011

Soy mujer


Soy mujer,
tengo los pies callosos
por bailar descalza,
una fuerza
indescriptible,
un fuego interno,
que me arde en las entrañas
y se escapa por los ojos.

Soy mujer,
y sangro la Vida,
brindo con la Muerte,
me enhebro los deseos
y corro y vuelo,
y también puedo
sentarme a dormitar
con el silencio.

Soy mujer,
y soy tierra,
agua, aire,
y de nuevo fuego.
Conozco mi éter,
y mi divinidad.

Soy mujer,
e intuyo,
te deduzco,
te siento,
te pienso,
y te amo,
como ningún ser
podrá amarte.

Soy mujer,
consciente
de mi poder
y de mis debilidades,
libre,
libre incluso de mi misma,
y es por eso
que soy capaz de volar.

miércoles, junio 15, 2011

El tiempo pasa

Por fortuna el tiempo pasa... y si me preguntan que si todo lo cura, puedo asegurarles que sí.

He subido mis libras, de un año hacia acá. Pero he recibido amor, por mí misma, he abierto los ojos, me volví a enamorar de la Vida, cada día tiene una razón de ser, y aunque todavía me cuesta levantarme, el motivo es que me encanta estar debajo de las cobijas...

Este año es un año tan diferente al anterior, que casi siento que estoy viviendo otra Vida. Y por fortuna, todo me está sonriendo, y... yo también le sonrío.

viernes, junio 03, 2011

Asertividad

La palabra asertivo,de aserto, proviene del latín assertus y quiere decir "afirmación de la certeza de una cosa", de ahi se puede deducir que una persona asertiva es aquella que afirma con certeza.

Como estrategia y estilo de comunicación, la asertividad se diferencia y se sitúa en un punto intermedio entre otras dos conductas polares: la agresividad y la pasividad (o no asertividad). Suele definirse como un comportamiento comunicacional maduro en el cual la persona no agrede ni se somete a la voluntad de otras personas, sino que manifiesta sus convicciones y defiende sus derechos.




Se puede ser sarcástico, se puede tener un fino humor negro, o ácido como un limón recién exprimido. Y esto no implica que se deje de ser respetuoso. Qué importante es pensar antes de decir las cosas. Cada cabeza es un mundo, y hay que tener mucho cuidado de no herir susceptibilidades.

La comunicación está compuesta de intrincadas redes. Dos personas podemos hablar el mismo idioma y no entendernos. Porque cada uno tiene un contexto, que le hace pensar, actuar y comunicarse diferente. Por tanto, lo que para una persona puede ser bueno, no necesariamente ha de serlo para otra. A veces nos toca enviar señales de humo para comunicarnos, traducir, interpretar.

Luego está el lenguaje corporal. Nunca miente. Puedo afirmar una cosa con mis palabras y desmentirla con mi cuerpo. No todos saben leer estas señales, pero para los que trabajamos con nuestro cuerpo, saben de qué les estoy hablando.

En fin, es sano ser honestos, pero hay que ser asertivos. No puedo decir lo primero que sienta ganas de vomitar. Además hay un momento preciso para decir las cosas. En resumen: para lograr asertividad, hay que aprender a comunicarse, pensar lo que voy a decir antes de decirlo, digerir las palabras, y entonces hablar, pero con respeto.