lunes, junio 11, 2018

Declaración

Yo me amo, me valoro y me respeto.

Yo merezco un trabajo digno, bien remunerado, con buen ambiente laboral, en el que me sienta realizada y pueda hacer un aporte a la Humanidad.

Yo merezco una casa bien iluminada, rodeada de un hermoso jardín, a la que pueda llamarle hogar, en donde mi hija y yo nos sintamos cómodas y podamos recibir a nuestras amigas y amigos.

Yo merezco un carro práctico y cómodo para transportarnos a mi hija, mis papás y yo, que aguante paseos largos, y que nos permita hacerle ride a los amigos y amigas que lo necesiten.

Yo merezco un hombre que me ame, me valore y me respete de verdad, que se comprometa, que sea mi compañero de Vida y un buen padre para mis hijas.

Yo merezco vivir en paz, respirar paz, transmitir paz.

Yo merezco tener tiempo para mi misma, para mis proyectos, para concretar mis sueños, para compartir con mis amigas y amigos, e incluso para no hacer nada, sin que se caiga el mundo por eso.

Yo merezco.


domingo, junio 03, 2018

Arturo


Grabando en Radio Nederland, con Arturo Meoño y don Amable Rosario.


Cuánto daría por estar almorzando su comida en este momento... Tenía una forma tan particular y tan creativa de cocinar... Nunca repito, y en su mesa siempre quise más. Había entrada, plato fuerte y postre. A veces más. En un día como hoy, en el que me siento triste, me hubiera invitado a su casa, o a La Llovedeira. Pero esta vez estoy triste porque ya no está.

Llegué a Radio Nederland gracias a mi papá. Una de las tantas veces que yo estaba sin trabajo, mi papá se aventuró a ir a Radio Nederland para buscarme una entrevista. Así fue como en diciembre de 2002, llevé con Arturo un taller de voz para actuación en el ICER. Recuerdo cuando subimos a la azotea del edificio, y nos hizo cerrar los ojos para identificar los sonidos. Fue mágico.

Después de ese taller, empecé a grabar en Radio Nederland, la mejor escuela que he tenido como locutora. Me gustaba tanto, que aún viviendo en Conchal, tomaba el bus de TRALAPA,que duraba 7 horas y media, me bajaba en Paseo Colón, y me iba a grabar a Sabana Sur, para devolverme el mismo día. Compartir con actores y actrices profesionales y representar distintos personajes que salían de la imaginación e investigación de Arturo, fue increíble. También me enseñó a escribir para radio. Creyó en mi, me enseñó a confiar en mi capacidad y en lo que era capaz de lograr.

Llegó a convertirse en un amigo, confidente y padre para mi. Con él hablaba cosas de las que jamás hablaría con mi papá biológico. Y es que Arturo nació para ser papá. Se lo dijo una vez una mujer que le tiró las cartas. Y lo digo yo que lo vi ejercer su papel con tanto amor. Aprendí mucho en su casa, y hay muchas cosas que admiro del hogar de Arturo y Waleska. Terminé adoptando a su familia. Conozco a Gina desde los 3 años, a Lía le di clases de belly dance y Fabián se convirtió en un amigo muy cercano. Ámbar casi nace en su casa, donde me acogieron porque mis papás no apoyaban el parto en casa. Ahí estuve la primera semana de Ámbar, mientras me recuperaba del parto y tomaba fuerzas para regresar a mi realidad.


El día que me enteré que estaba embarazada, después de hablar con el papá de mi hija, fue al primero al que llamé, llorando.Y me recordó lo mucho que yo quería ser mamá. Era mi Ubicatex. No quería ser padrino de la peque. Decía que estaba muy viejo. Quizá intuía que se iría pronto. Sin embargo, hizo reír tanto a Ámbar que lo llamaba el "tío gracioso". Aunque más que tío, fue lo más cerca que estuvo de ser abuelo.

Por él conocí nuevas canciones y nuevos sabores. Y varias cantinas de Alajuela. La que más recuerdo es El Cinco Menos, donde preparan un pescado entero delicioso. Fui a ver El Mercader de Venecia,  obra que dirigió Arturo, con Ámbar en brazos, así que fue su primera obra de teatro.

Quedaron pendientes proyectos... La última vez que nos vimos fue en el verano de 2017, cuando fuimos a un club con piscina, con la peque. Luego me enredé en mi Vida, y un día, mientras meditaba, sentí que debía llamarlo (nos comunicábamos por telepatía). Me contestó Waleska, y me contó que estaba enfermo, que ya no podía hablar, y no quería ver a nadie. Fue muy doloroso. Sobre todo entender y respetar su espacio. Gracias a mi amiga Anny pude comprenderlo. Desde entonces empecé a extrañarlo. Sólo me queda decirme lo que siempre me digo en estos casos: las personas que viven en nuestro corazón, jamás mueren.


Arturo, Waleska y Ámbar, en su bautizo en la montaña.

lunes, mayo 28, 2018

El hilo rojo


Amy y la lluvia son la mejor combinación. Y este tema el principal de una película que inevitablemente me hizo recordarte. Quisiera compartírtela, pero... sólo queda confiar en que el cableado de la telepatía no haya sido retirado aún por la Compañía...

Yo todavía pienso en vos, aunque la mayor parte del tiempo evito hacerlo. Por salud.

Pero historias que contar... tengo. A tu salud y a la mía.

Que me recordés, que nos reencontremos, que se repita.

Tu cabello, tu perfume, tus brazos, tu voz al otro lado del teléfono.

Nuestra historia, nuestra, y de nadie más, por mucho que se quieran atribuir la telenovela.

A esta noche sólo le falta una botella de vino, para mi. O dos. Vos... tendrás con quién compartirla.

jueves, abril 12, 2018

Hasta la raíz



- De lo que estoy segura, es que siempre habrá un lugar para vos aquí - le dije señalando mi corazón -, y que siempre habrá un lugar para mi acá, le dije poniendo mi mano sobre su pecho desnudo. Apoyé mi cabeza en su torso y se me aguaron los ojos.

Aún hoy la telepatía es posible entre nosotros, aunque estar juntos no lo es. Basta invocarte para verte aparecer. Basta verte para que mi corazón lata más fuerte. Basta soñarte para volver a añorarte.

Un beso trémulo, un baile en medio de la pista, una foto desenfocada, una historia enviada por Messenger, una mariposa morpho, tu perfume, el perfume que me regalaste, una hoja seca en la que formé un corazón, mientras estábamos sentados espalda con espalda, mi cumpleaños número 38, tu cuerpo sobre el mío, tu cabello y tus grandes ojos mirándome, devorándome.

¿Cómo olvidarte? Si te recordé esta Vida y no te dejaré ir la próxima. En esta sólo deseo que seas feliz, y ante la mínima duda, sabés dónde encontrarme, así pasen 20 años.

domingo, diciembre 24, 2017

Echarle sal a la herida



Dejé de escribir por vos. Me di el lujo de dejar de escribir por vos. Fuiste el último al que le dije TE AMO, y me costó tanto decírtelo que tuviste que sacármelo con cuchara, entre lágrimas: así de dolido estaba mi corazón.

Cuando dejé de verte se me despertó una ansiedad... que pude controlar gracias a las respiraciones que me recetaron en El Arte de Vivir... Aún meditando pensé en vos... y volviste, a besarme de nuevo y fue tan dulce... pero no volvió a ser igual hacerte el Amor. Y no podía olvidarte... así que recurrí al peor remedio, que fue buscar placer en otros cuerpos, hasta que lo encontré... Decidí que lo más sano era cerrar ciclos con todos, y esta fue una de las razones para sumergirme en mi propia oscuridad.

Y anoche, desde mi Luz, intenté besarte. Me dijiste que no podías. Heriste mi dignidad, pero pude con eso. Cuando pudimos estar a solas, me confesaste que andabas con ella. Di media vuelta y me fui. Eso fue suficiente, para echarle sal a la herida. Por suerte siempre vuelve a amanecer, y hoy vuelvo a escribir, después de mucho tiempo. Y hoy decido que mis posts no dependerán de los amores ni de los desamores, ni de las amnesias...

Escribiré sólo porque amo escribir.

jueves, mayo 04, 2017

CARPE DIEM

El tiempo nos hace malas jugadas,
pero podemos hacerle "touchè" al tiempo.
No tengo el arte de saber congelarlo,
sólo te propongo un CARPE DIEM.

Conservaré tu olor en mi almohada,
hasta que logre olvidarlo.
Te veré tendido en mi cama
cuando apague las luces.

Mientras tanto,
te besaré todas las veces que pueda,
te abrazaré tanto como me lo permitás,
antes de que te desvanezcás.


sábado, marzo 04, 2017

Vos

Con vos es fácil:
mi teoría dice que sos un gato.
Tan seductor
y tan esquivo como un gato.
Me descubrí
volviéndome adicta a tus besos.
El corazón empezó a latirme
en esa dirección...
Entonces sólo apuré el Malbec.
El vino sabe hacer cosas
que no sabe el corazón.
Es tan delicioso explorarte,
cogerte, besarte,
chuparte,
que podría perderme
horas en tu piel.
Me encanta escuchar
tu voz cuando despertás:
quisiera tenerte en mi cama,
para escucharte más cerca.
Cierro los ojos y nos descubro
desnudándonos con la mirada
cuando nos conocimos.
Abro los ojos,
y te encuentro desnudo en mi cama.
Tenés una forma especial
de ser un gato,
y es por eso que
no te puedo retener entre mis piernas.