miércoles, julio 30, 2008

Di...¡hay que pulsearla!

Photobucket

Y es que nieta de bruja...¡sale pintada!

martes, julio 22, 2008

La pantalla está viva

Señoras y señores... la pantalla está viva. Así como lo leen. No sé si alguna vez han tenido la sensación de que la Vida transcurre ante sus ojos como si se tratara de una película. Muchas veces, si se está afuera (y aún estando dentro) resulta mucho más divertido que ver televisión. Las acciones ocurren en vivo y los personajes son reales, y lo mejor de todo, no se están dando cuenta de la escena que están armando.

Otras veces, no resulta tan divertido. Como cuando, siendo la protagonista de mi propia película, me veo viajando en el autobús, con cara de cansancio o de pocos amigos, apoyada en la ventana, y la imagen me devuelve la palabra: VULNERABLE. Entonces escucho en primer plano la voz de un robot que me advierte: ¡PELIGRO, PELIGRO! Y como si se tratara de un absurdo, recuerdo que es Luna Llena.

Cruzo el puente, y veo a un tipo que está reclamándole algo a un ser imaginario. Y bueno, imaginario, para mi, porque él sí lo está viendo. Y quizás para él yo no exista, aunque haya pasado a unos centímetros de su existencia.

De la misma manera, cruzo la puerta de mi trabajo, y me convierto en un personaje. El otro día comentaba una compañera: "Ahí está Cristibel, toda proper, tapada hasta arriba, saludando y ubicando a la gente en las mesas". "Pues sí -le contesto-, sé interpretar los papeles que me toca representar in questa vita".

Mi punto es, que no hace falta rebuscar mucho para contar historias. Las historias están frente a nuestros ojos, y viven en una dimensión latente, sangrante, absurda y tragicómica.

lunes, julio 14, 2008

Desde el alma

Me levanto,
con la sensación de que me espera
otro día más de trabajo.
Me conecto al tránsito,
en una carrera desesperada
contra el tiempo.
Bajo y subo escaleras.
Me visto y me desvisto.
Me acuesto y me levanto.
Entrego reportes,
cumplo horarios,
rutinas,
y se me pasa el tiempo,
sin tomar tiempo,
para lo más simple:
respirar, estar conmigo,
tomar conciencia de mi cuerpo
y de mi alma…
¿Qué es el alma?

Photobucket

Los invito a ver el espectàculo de belly dance Desde el alma, de la Academia Amar, el pròximo sàbado 19 de julio en el Auditorio Nacional del Museo de los Niños, en tandas de 5:00 y 8:00 p.m. Escribì algunos poemas como èste para el espectàculo y tambièn bailo la coreografìa Andròmeda, de Prisca Zaghloul.

jueves, julio 10, 2008

Erase una vez...

Erase una vez una chica que no tenía suerte con los hombres, pero no sabìa lo afortunada que era.

Photobucket

¿Serà posible? A mi me dio risa cuando me lo contaron... y aún más cuando me lo dedicaron.

viernes, julio 04, 2008

A bittersweet kiss

Photobucket

Hace unas 26 horas estaba celebrando que escuchar su voz, tras 6 meses de sana separación, no me había producido ningún sentimiento. Como si hubiera previsto mi propio entierro, le comenté a un par de amigos: "ya veremos cuando lo vea, ya les contaré". Y en efecto, mi propia lengua me castigó, ¿o me complació? Tenía los labios húmedos aún, cuando Mr. Big puso "Bittersweet Simphony" en el reproductor de cd's de su nuevo auto. "No change, I can't change, I can't change, I can't change, but I'm here in my mold, I am here in my mold..." ¿Qué pasa conmigo? -Debería enterrarte vivo, le dije. Y sin embargo estaba ahí, besándolo, dejándome llevar por el deseo que, sí, debo admitirlo, aún no he dejado de sentir. Estaba dividida. Me traicioné a mi misma, y fui consecuente con el deseo y el sentimiento a la vez. Me sequé rápidamente las lágrimas que inevitablemente salieron tras esa mezcla de sensaciones que no podría definir mejor la palabra "agridulce". "Estoy bien", le dije, como para tratar de convencerme. Sólo quiero que sepás que me dolió mucho. Me pidió que hiciéramos las paces y lo dejé un rato esperando con la palma de su mano hacia arriba. "Llámame, cualquier cosa". "¿Cualquier cosa?", le respondí. "Sí".

Empezó a llover, con vientos arrabaleros. Y yo sentía que también llovía adentro. Entonces le envié un mensaje: "¿Por qué me besaste?". "Porque quise hacerlo". "Lo peor (o lo mejor) de todo, le respondí, es que lo repetiría". "Pues me parece muy tentadora la idea", fue su respuesta.

¿A qué estoy jugando?, me pregunto yo.

Cause it's a bittersweet symphony this life.
Trying to make ends meet, trying to find somebody then you die.

martes, julio 01, 2008

¿Will & Grace?

Hay personalidades de personalidades como hay tipos de relaciones. Es un lugar común decir que los verdaderos amigos son pocos. Que para la fiesta sobran los compas, pero para los momentos difíciles, pocos están. Y, bueno, no deja de estar lejos de la realidad... Sin embargo, me enorgullezco de tener amigos maravillosos.

Uno de ellos, precisamente empezó siendo amigo de fiestas, en una época en la que viví en la playa, y fiesta implicaba bañarnos en cerveza, pasarla de boca en boca (en el sentido literal), bailar hasta el amanecer, y tomar la micro para regresar a trabajar al día siguiente... oops! ¡Ya había amanecido! Nos hacían rueda cuando bailábamos (yo era la única chica), y cuando invocábamos el "¡juego!, ¡juego!"... Pero curiosamente, cuando el juego era entre los bailarines, los espectadores empezaban a disminuir...

Desde entonces, a mi amigo y a mi se nos hizo costumbre saludarnos de beso en la boca. Sin malicia, ni segundas intenciones. Aunque no niego que juego con el deseo como se podría jugar con una bola de cristal... Peeeeero, resulta que ambos, aparte de nuestra amistad, compartimos el gusto por los hombres.

Incluso él tiene su propio Mr. Big, y es ahora cuando entiendo a mis amigas y su frustración al tratar de liberarme de semejante personaje: no sólo a nosotras nos pasa. Con la diferencia, que dicho personaje no me puede ver ni en foto: una muestra más de su inseguridad.

El sábado por la noche, mi amigo me sorprendió con una rosa a la salida del teatro. Me di cuenta de que ninguno de mis novios se había tomado esa molestia, aún sabiendo lo que me gustan las rosas. Luego me enteré que estuvo a punto de no ir, pues se la pasó en una crisis existencial todo el fin de semana (secuelas, diría yo), y sin embargo estuvo ahí, y me esperó con su sonrisa al final de la función.

Así como nos podemos pasar el tiempo en una improvisada sesión de fotos, y sólo a él se le ocurre que me puedo parecer a Angelina Jolie, al momento me destruye por cómo luzco en la foto de mi cédula de identidad. Y nos reímos hasta que nos duele la panza.

Y más tarde, después de comer helados de macadamia, me dice mientras fumamos que se siente sólo. Sé lo que es estar acompañada o rodeada de gente y sentirse sola. Pero no lo estás, le digo. Heme aquí. Lo mismo me dice cuando le confieso que también me siento sola, pero tan sólo un poco. Hace un tiempo que dejé de desear tener hermanos. Tengo amigos que valen por hermanos. Y él es uno de ellos.