lunes, junio 13, 2016

Sirena varada

Foto: Sergio Cantillo Malavassi

A quién no le ha revolcado una ola...
a quién no le ha revolcado la Vida... 
y como cuando se hace una herida,
o se lleva una un golpe fuerte,
el cuerpo, que es sabio,
te adormece.

Despertás cuando estás lista,
y sin embargo, viene el abrumamiento,
de no saber qué ocurrió realmente:
ese momento entre la amnesia y la realidad.

Luego, viene la aceptación,
que puede durar tanto como la aceptemos.
Levantarse, puede ser tan difícil como volver a caer,
por el dolor de las heridas.

No sé adónde ir, 
sólo sé que debo seguir.

No hay comentarios.: