viernes, octubre 14, 2005

Sobre la estabilidad

Los cambios han sido importantes en mi vida... y supongo que en la de todos: marcan un ciclo que termina y otro que empieza. Así imagino el Universo: como una enorme e infinita espiral dando vueltas. Por suerte nos llegamos a dar cuenta en algún punto de nuestra historia que el mundo no era cuadrado. Fíjense de cuántas curvas está hecha la naturaleza.

En fin: si me veo desde afuera, quizás sea una gitana recorriendo en caravana tierras desconocidas... o quizás una mujer árabe caminando por el desierto. Y eso me gusta. No estar siempre en el mismo lugar, ni con la misma gente.

Image hosted by Photobucket.com

Pero llegó un momento en el que quise darle un orden a mi vida... y me siento bien. Aunque es delicioso dejarse llevar por el viento o correr tan fuerte como el río, es confortable llegar a mi casa y descansar. Saber que hago lo que me gusta y aunque tengo una rutina de trabajo como muchos, cuento con eso. Y con mi familia, mis amigos y mi chico. Y soy feliz. Y punto.

Las curvas me las trae el día, porque aún no he perdido la capacidad de sorprenderme.

3 comentarios:

zuzurro dijo...

i
n
t
e
r
e
s
a
n
t
e

La vida gracias a Dios no es plana, porque si no veríamos lo que nos espera más adelante, y eso sería aburrido...

sebas dijo...

Esto me llega.
Que feo tenerle miedo al cambio, verdad?

Diego Rodríguez dijo...

Es bueno, estar en constante movimiento y evitar la rutina! no vaya a ser que de pronto la vida se torne sin sentido alguno, cuando mas bien el esfuerzo radica en buscarle uno!