viernes, enero 16, 2015

Complicidad

Me dejo empapar de una paz deliciosa,
me acuno en el centro de tu pecho,
dibujo con mis dedos círculos concéntricos en tu espalda,
beso los rincones que quedan en tu piel.

Bebo el licor que emana tu cuerpo,
respiro cerca de tus labios,
casi rozándolos.

Desdibujo con agua mis caricias,
bebo el aceite con el que mojé tu piel:
nos mezclamos,
nos embriagamos,
nos saciamos.

El vino, el azúcar,
la música de los grillos, tu respiración...

Quisiera adivinarte a través de tus párpados cerrados...
pero nuestro abrazo me habla más que tus palabras.


No hay comentarios.: