miércoles, enero 05, 2011

La irreverencia de un beso

Me gustaba su irreverencia.

Me hacía reír con sus salidas... y si algo me hacía falta era reír. El enojo me reventaba el hígado por esos días: que por el pésimo servicio al cliente, que porque no me pagaban a tiempo... Y bueno estaba en la transición de una relación que parecía ser perfecta, hasta que él empezó a distanciarse. Tenía novio pero me sentía sola, y... una cosa llevó a la otra. De sentir simpatía empecé a sentir cariño y... atracción. Y como los deseos suelen manifestarse en los sueños, estos empezaron a repetirse una y otra vez. Hasta que un día me dije: ya basta, que sea un beso. Al fin y al cabo, sólo será uno. Qué engañada. Un beso sería una puerta.

Y ni qué decir de la lucha interna que tenía. ¿Sentimientos de culpa? Sí, claro. Pero siempre he creído que en definitiva lo mejor es ser fiel a mí misma. Así es que me dejé llevar, por ese huracán de emociones, sensaciones y sentimientos que me sacudían de un extremo al otro, hasta que llegué a comprobar que es posible querer a dos hombres al mismo tiempo. ¿Cómo? Con uno había sentido una conexión desde que nos vimos a los ojos la primera vez, con el otro había ido encariñándome de a poco, con el trato diario, con las cosas más sencillas y cotidianas.

Eran Universos distintos y escenarios diferentes los que compartíamos. En algún momento me dije que sería perfecto un hombre con las cualidades que me gustaban de cada uno. Pero resulta que las cosas son perfectas como son, y no como una se las imagina. En ese caso... son más que perfectas. Y en ese momento me tocó vivir esa experiencia, o más bien, me dejé ir. Hasta que un año después me dije: suficiente. No puedo más. Hice mis respectivos rituales para cerrar ambos ciclos y seguí mi Vida. Pero vaya que no soy de las que cierra ciclos fácilmente...

¿Imágenes? Su mano acariciando suavemente mi espalda desnuda. Sentí lo que quiso decirme sin mirarnos a los ojos. Por momentos como ese es que la Vida se vuelve deliciosa. Y por momentos como ese he cerrado los ojos a malos recuerdos para volver a besarlo.

6 comentarios:

Noctámbulo Desesperado dijo...

Ahhh, historias, lo más fabuloso que las personas pueden transmitir ... sus propias historias. Es tan exquisito escuchar una buena historia ....

Noctámbulo Desesperado dijo...

Acabo de cumplir una eternidad de seguir fielmente tus historias. Es extraño, siento conocerte. A veces abandono por un tiempo la visita de rigor y de repente me percato que estoy extrañando una visita por estos lados.

Cristibel dijo...

Es porque todo noctámbulo le aúlla a la Luna ;)

inthisstyle10_6 dijo...

Hey Cris, no se si se acuerda de mi? Fue hace muuucho cuando trabajaba en 979 en el turno de la noche. Soy aquel joven de muchas charlas, muchos consejos, muchas risas y excesos. Me ayudo a envolver el regalo de una novia, me ayudo con mi primera novia, me ayudaste en muchas cosas... si se acuerda de mi?

Cristibel dijo...

¡Síííííííííí!!!! Claro que me acuerdo, ¿cómo estás? ¿qué es de tu Vida?

inthisstyle10_6 dijo...

Mandame un mensajito y te lo cuento todo con una taza de cafe. 8890 5426 Pablo