lunes, diciembre 18, 2006

El valor de lo simple

Anoche salí con mi primo y sus hijas. Le propuse que fuéramos al cine. El en cambio me dijo que iríamos a San José, a la Avenida Central. En el fondo pensé "para qué?", y le dije: bueno, la verdad es que a mi San José no me gusta, pero bueno, yo lo que quiero es verlos y estar con ustedes.

No adivinaba las intenciones de mi primo aunque ya estábamos en San José, cuando lo vi acercarse a un vendedor ambulante para comprarle bolsas de confetti. Pensé por un momento en mi peinado de salón y simplemente me amarré el pelo en un moño. En unos minutos, con la bolsa de confetti en mano, empecé a disfrutar del placer de tirarle confetti al más despistado o despistada. Mis primas corrían en media Avenida tirándose confetti entre ellas, y cuando las percibieron (jamás pasarían desapercibidas), se convirtieron en blancos del confetti. Salada la que abría la boca porque comía confetti. A ojos cerrados era mejor caminar, porque no es nada fácil sacarse los papelitos de los ojos enrojecidos, menos cuando te están tirando más confetti encima!!! Salada la mayor de mis primas, que le llenaron la blusa de confetti gracias a su pronunciado escote... Y mi primo, definitivamente es un niño grande. No dejaba de correr detrás de los más pequeños aunque ya no estábamos en la Avenida Central, sino frente a la tarima en la Plaza de la Cultura, donde "cantaba" el desafinado de Erick León, que por serlo, no dejó de recibir confetti en la boca (aaaaah, no es pretexto para desafinarse...)

Cuando se acabó la diversión, no pude ser más feliz cuando me dijeron que iríamos a comer Ja Kao' s (qué delicia...). Si no los han probado, se los recomiendo...

7 comentarios:

RRC dijo...

Eso es el principio de todo. En la sencillez se suicidan los miedos, las angustias y la más cotidiana de las penas. De su sangre caída en tierra, nacen la verdad y la libertad... todo lo demás llega por añadidura.

Tan Linda como Pelotuda dijo...

Estaban de fiesta por allá??

La hormiguita dijo...

Me alegra que hayas disfrutado.

Un beso, con el deseo de que tengas felices fiestas!

:)

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

En lo más sencillo está lo más bello.

Exiliado del Tiempo dijo...

La humildad de un gesto da vida a la humanidad.

L. Chávez Miranda dijo...

Confetti, oh eterna nieve costarricense... jejeje

Celestino García Madero dijo...

En un pueblo cerca de Zamora, una mujer se volvió para dar tremenda cachetada a un amigo porque le había arrojado confetti: él intentó echarlo sobre su pelo (señal de que ella le atraía), pero la muchacha se volteó en aquel instante y el confetti fue a dar hasta sus anginas.
En fin, una lluvia de confetti siempre es bienvenida....
(bueno el blog, pasaré a leerlo seguido. Saludos).