jueves, marzo 12, 2015

No más

No más entregar mi corazón a quien no lo merece.
No más abrir las puertas del alma a quien no sabe valorarme.
La Vida me dio una bofetada:
me expuse demasiado.

Su perfume aún estaba en mi tras el último abrazo,
cuando me tocó enfrentar la realidad de frente.

Duele, duele ver cómo me expuse a una situación sin salida.

Me siento como si fuera la única sobreviviente de un bosque en llamas.
Estoy sola, en medio de las cenizas.

Y él... él siempre estará acompañado.
Compraron su corazón.
El mío no tiene precio.


No hay comentarios.: