domingo, diciembre 25, 2011

Lo escencialmente importante...





Entre el trajín de preparar la cena navideña, las discusiones familiares de rigor, las llamadas entrantes y salientes, me llegó un mensaje desde afuera, para ver hacia adentro: esta es mi primera Navidad como mamá. Y Ámbar el mejor regalo que me dio la Vida.

No hay comentarios.: