jueves, mayo 28, 2009

Invierno


¿Ya te detuviste a ver la lluvia caer este invierno?

Lo sé, te resulta molesta, no te deja llegar a tiempo a tu reunión. Te mojaste al salir del auto. Estás resfriado y así tenés que ir a trabajar. Perdiste el paraguas. El tránsito enloquece cuando llueve. Hay un accidente en la carretera. A esperar. Cómo lo odiás.

¿Ya viste cómo caen las gotas por el parabrisas? ¿Qué figuras forman? ¿Qué refleja cada gota? ¿Tu cara perpleja? Entonces sos la gota de lluvia. O sos todas. ¿Ves qué pequeño te volvés? Sólo una gota de lluvia en el parabrisas, del auto de un tipo que espera, con el ceño fruncido...

Ya no tan fruncido.

3 comentarios:

Franklin dijo...

Me encantan las lluvias y preparo mi borrador sobre una de ellas

Salud por el agua que del cielo nos cae

Noctámbulo Desesperado dijo...

Adoro la lluvia. Posarme a la orilla de la cerca y ver el potrero inundado de niebla fresca. De una nube se desprende una gota y en su caída libre colisiona con otra, haciéndose más gota. A veces me provoca frío, pero el frío verdadero lo llevo en el alma.

NiNoSkA NoGaLeS dijo...

la lluvia tiene un lenguaje tan poderoso... puede sonar o ser una opinion muy subjetiva, pero soy una convencida de ello!
es inspiracion pura, y hasta inunda aveces!
besos amiga!