viernes, octubre 24, 2008

30

Aún no tengo el apartamento ni el carro que quiero. Todavía no soy licenciada ni máster, pero estoy en proceso de serlo. No he encontrado aún al hombre de mi Vida, al futuro padre de mis hijos. En estos días incluso están ausentes los amantes. Probablemente no estrene el vestido que quería, y tenga que pedir prestado para irme de fiesta. Haré fiesta aunque haya pensado en un fin de semana meditabundo en la playa, en mi propia compañía. Mi madre está por tercer año consecutivo en cama, por estas fechas...

Pero estoy feliz, feliz de haber amado, de haber vivido, de haber remado por estos ríos, con la certeza de que hallaré la Luna, y no sólo su reflejo.

Estoy orgullosa de haber dejado de repetir "ser bailarina es mi sueño frustrado", para llegar a enseñarle a otras mujeres que es posible, pero con empeño.

Estoy satisfecha de haberme dado la oportunidad de amar, una y otra vez, a pesar de las heridas, de las frustraciones y de los desencuentros.

Me siento libre cuando sueño. Nunca he dejado de ser la niña que se perdía en clases a través de la imagen de los árboles que había tras la ventana, inventándose historias fruto de la imaginación.

Me llena haberme cantado esta historia, haberme dibujado, pintado con variadas técnicas, representado en distintos escenarios, rasgado las cuerdas del vientre de mi guitarra, bailado con los brazos extendidos al cielo, sintiendo el cosquilleo al abrirse el telón.

Siento que puedo reconstruirme, transformarme, lavarme y volver a ser, como tantas veces me he comparado con el ave mitológica, porque tengo alas en lugar de omóplatos, un lienzo en blanco en lugar de la piel.

Me gusta poder esculpir mi voz, y encontrarle mil y ún matices. Lo mismo que con la palabra.

Me gusta reír a carcajada limpia, inventar una salida, con o sin compañía, para qué más, sólo se necesita el ingenio. Me gusta viajar, conocer y reconocer tierras, volar en sueños, devorar chocolates, quedarme bajo el agua, dormir hasta tarde, abrazar mucho y muy fuerte, escuchar música, bañarme de sol y de besos.

Gracias Vida, porque nos hemos dado mutuamente.

Photobucket

3 comentarios:

Veronika dijo...

FELICIDADES!!! y muchísimas bendiciones...

Despecador dijo...

Caminando es que se encuentran los rumbos. Somos lo que decidimos. Felicidades en este nuevo ciclo anual.

Franklin dijo...

Esta vez brindo por vos y por la vida.
Salud linda!