jueves, junio 06, 2013

El compromiso




Mucho se habrá escrito sobre este tema. No es casual que las leyes exijan un compromiso a los padres que no se responsabilizan por sus hijos.

¿Qué es responsabilizarse? ¿Se responsabiliza un padre que se hace cargo económicamente? ¿Es eso suficiente? Es complejo. Cada familia, como cada ser humano, es un mundo. ¿Está listo un ser humano para comprometerse física, emocional,  y espiritualmente con un nuevo ser? Si no es capaz de encargarse de sí mismo, mucho menos de un niño o niña que necesita una guía para reubicarse en el caótico planeta Tierra. Y digo reubicarse, porque creo en la reencarnación, pero de eso hablaré en otro momento.

Lo que yo le he explicado a mi beba, desde que estaba embarazada, es que su padre no estaba preparado para ser parte de su Vida. Según Laura Gutman, en su libro La maternidad y el encuentro con la propia sombra, la comprensión va desde el nacimiento, hasta el último día de la Vida. Así lo creo, así lo veo en mi hija. No podrá hablar aún, pero puedo ver cómo capta todo, desde su Universo.

Me gusta creer que su alma nos eligió a sus padres, por alguna razón que yo no he comprendido aún. Esto no con el fin de quitarme la responsabilidad que he asumido con Amor, sino porque definitivamente me dio más paz. La culpa, según mi manera de ver las cosas, no me aporta nada, todo lo contrario, me quita, me resta. Sin ánimo de parecer extremista, creo que es un invento del cristianismo y del patriarcado, para hacernos sentir mal a las mujeres. No me gusta la imagen sufrida de la Virgen. Me gusta la imagen de una diosa empoderada, dueña de sí misma, conectada con su esencia femenina y con la Madre Tierra. Una diosa que entiende sus procesos, su relación con la Luna y sus ciclos, con su útero creador.

¿Cuál es entonces nuestro papel como mujeres en este siglo? Enseñar a los hombres a amar. Ellos tienen mucho miedo. Tienen miedo a los cambios que están ocurriendo, y que no saben cómo asumir. Por supuesto no quiero generalizar, hay hombres conscientes, con el corazón abierto, dispuestos a asumir su paternidad y su Vida. Necesitamos más hombres como estos. El mundo necesita Amor, mucho Amor. Ya el odio ha destruido el mundo.

No hay comentarios.: