jueves, enero 14, 2010

Invocando vivos

Soy de los que creen que todo es energía. Y como todos estamos interconectados, es posible que ocurran cosas como las que me acontecen. No es nada nuevo para mi, sin embargo me sorprende la periodicidad con la que se ha dado...

Hubo una vez un ser humano que amé, adoré y deseé intensamente, y aunque con el tiempo nos separamos, bastaba pensar en él para que se comunicara conmigo. El tiempo pasa y cada quien sigue su camino y sólo el tiempo demostrará si aún hay señal en nuestras líneas de comunicación.

En fin, se trataba de alguien con quien tenía mucha conexión... Lo interesante es que últimamente me ocurre con otras personas en las que pienso (conciente o inconscientemente): aparecen. Lo valioso de esta experiencia es aprender a que no me tome de sorpresa, y en saber utilizarlo, para bien. En todo caso, mes a mes, mi cuenta telefónica disminuye, y mi deseo altruista de que los seres humanos lleguemos a comunicarnos telepáticamente, quizás no esté tan lejos...

6 comentarios:

julia dijo...

Qué divino.
Te creo...eso pasa.

Carlos M dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carlos M dijo...

De cierta manera me siento identificado con ese pensamiento... Aún hoy y después de varios años creo escucharla en lo profundo de mí...

Elio Milay dijo...

:(

Cristibel dijo...

¿Por qué la cara de tristeza y el comentario suprimido? Sospechoso...

Carlos M dijo...

Duele... en ocaciones recordar duele...