lunes, marzo 02, 2009

Hace frío de madrugada

Mi corazón es una roca,
una roca en movimiento,
resquebrajándose,
tomando nuevas formas.

Mi corazón es lava volcánica,
hirviendo,
descomponiéndose,
creando nuevas formas.

Mi corazón está expuesto,
desnudo,
doliéndose de haber sido expuesto.

Photobucket

Tengo frío... por dentro.

Photobucket

- ¿Recordás cuando te dije que el cuerpo y el alma eran uno? Pues bien, cada beso mío, cada caricia, gesto, mirada, llevan consigo una emoción. No van vacíos, llevan un pedacito de mí. Y no dolería el desprendimiento, si fuera recíproco. Por el contrario, no habría palabras para explicar la felicidad, como no las hay ahora para explicar el vacío.

Photobucket

9 comentarios:

Franklin dijo...

Corazones helados, frios, resquebrajados y olvidados...

Aquí te dejo mi corazón sangrante

http://franklingc.blogspot.com/2008/12/mi-corazn-sangrante.html

Salud por quienes nos atrevemos a amar, a pesar de tener cicatrices en el corazón

NiNoSkA NoGaLeS dijo...

muchas veces sentir estos frios, son los que nos recuerdan que estamos vivas y nos hacen crecer, con ello nos permiten darnos cuenta cuanto y cuanto más somos capaces de dar, y hasta donde podemos amar!!

un abrazote

kamawookie dijo...

Los corazones vuelven a recuperarse. Tiempo al tiempo y un abrazo para empezar a ello.

Vania B. dijo...

Es más hermoso un corazón que ha pasado por el frío, por el vacío, por la felicidad total y la tristeza más terrible que uno que no conoce nada de eso. Como dice Franklin, salud por esas cicatrices.

Abrazos hasta Tiquicia.

david santos dijo...

Muy hermosa postagene. Corazón frío tiene el cuerpo caliente.
Abrazos,

Pablo Lacroix dijo...

existe un juego entre la forma y el movimiento que me gustó bastante.. quizás podría trabajar un poco más con la palabra expuesto... pero ver al corazon como a una roca, y ver a una roca como un ente de movimiento, es transformar la pasividad en actividad, la tranquilidad en alboroto...

me despide...

pasaré seguido

Javier Carmona dijo...

Estoy seguro que contestarás este mensaje en una botella al... qué hay entre nosotros y tu luna? sobre qué flota tu bote?
Lilith sobre la danza, al fin te encontré bellísimo demonio, no sé cómo ni con qué pretexto apareciste con tu infinidad de nombres y talentos, con tu forma de ser mascarón de proa en este bote al que me subo por tu canto y baile, contoneo que agita la embarcación en la que ofreces la luna aunque para mi, lo que más vale es el viaje.

Cristibel dijo...

Bienvenido a bordo.

Euterpe dijo...

A veces sospecho que da más frío el filo metálico del miedo que la soledad. Ese miedo que provoca huír de la decepción y sus silencios....y dejar preguntas rebotando en el aire hasta convertirse en ecos agonizantes...Esperando que llegue el día de tomar impulso para volver a entregar el alma.