miércoles, diciembre 26, 2007

A la deriva...

Hace años ya, cuando viví en Conchal, me subí al kayak y remé con fuerza a la otra orilla. El agua del mar era transparente, el Sol y la brisa me acariciaban, era una con el Mar. Entonces me acosté boca arriba, coloqué el remo a un lado y cerré los ojos. Me dejé llevar.

No hay mejor imagen para describirme en este momento. Sólo que perdí los remos. No sé qué viene a continuación, cuál es el siguiente paso. En aquella ocasión sabía que volvería a la playa. Por eso descansaba con tanta paz. Quizás esa es la clave. Vivir este momento. ¿Por qué preocuparme? Yo elijo vivir. Y si bien es fuerza de voluntad lo que me ha faltado en estos días... si bien perdí los remos: tengo mis brazos y hace mucho que aprendí a nadar. No tengo miedo ya.

¿No tengo trabajo estable? Lo conseguiré. ¿Sigo atada a Mr. Big? No será lo más importante en mi Vida. Y bueno, quisiera decir: lo dejaré ir. Pero mientras escribía me llamó, y sí, se me iluminó la cara. Lo sé, elijo ser quién soy y adónde quiero estar. Lo que sé es que no quiero saberme atada a mi cama ni al televisor. Afortunadamente salió el Sol, y el frío ya no me congela el alma.

Photobucket

5 comentarios:

CAPSULA DEL TIEMPO dijo...

Cristi: me encantó tu post, y más que nada tu no-miedo a estar en medio del mar y sin remos. Creo que de eso se trata VIVIR intensamente, en dejarse llevar y sentirse preparada para lo que venga.

Te mando un abrazote. Que estés bien y que el 2008 esté lleno de logros y bendiciones.

Ventolin dijo...

excelente maniobra.

y sobre la llamada... las llamadas... las llamadas son anclas... yo hace tiempos tuve que cortar un ancla y me fuí para otra isla con bellos amaneceres ;)

Son Poemas dijo...

Lindo post. Transmite calma, aunque los vacíos no la tengan.
Suerte en tu camino.

Gracias.

Saludos,
LR.

Carlos Guzman dijo...

hola Cristi... hace rato no pasaba por aqui...
te deseo un feliz año y que todo vaya saliendo mejor siempre, con tu esfuerzo y ganas de salir adelante
un abrazo!

MALiZiA dijo...

Hola Cristibel, cuánto tiempo! siempre es lindo leerte.
Hay un amigo mío que cuando las cosas están mal, o medio empelotadas, como decimos por aquí, dice que hay que dejar fluir, que sería un poco dejar a la deriva, no hacer fuerza para ningún lado, siempre al final lo que sucede conviene, como dicen los cubanos.
hoy estoy citadora, te dejo un beso enorme y los mejores deseos para el 2008, que el fluir te lleve a buenos puertos.
malizia