martes, septiembre 11, 2007

Este mono llamado Ego...

Es un traidor. Se la pasa acosándome todo el día. No me deja concentrarme. Me asalta con sus ideas castrantes y subversivas. No me deja en paz.

"¿Por qué un mono?", se preguntarán... No lo sé. Es así como lo describe mi instructor de yoga. En realidad no estamos muy lejos de ser monos... dizque pensantes.

Cuando solía ser estudiante gnóstica, el maestro nos hablaba no de un Ego, sino de muchos, llamados "yoes"(es decir, muchos "yo"), a los que había que matar con ayuda de la Divina Madre Kundalini.

Sean uno o varios, el punto es que no me dejan tranquila.

Y ahora que me he hecho aficionada a las fábulas manga, asocio que mi conflicto, no es más que una lucha constante, contra mis propios monstruos. La lucha que tenemos todos. La vaina es tener la conciencia despierta. Si no, del todo no me daría cuenta, ¡ja! Lo importante es que no me llegue a autodestruir, como lo suele hacer mi instinto masoquista. ¡Maldito mono de cuerno!

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

6 comentarios:

Francisco Duran dijo...

con respecto al ego hay tantas teorias que se vuelve complicado y por eso tambien me lo puedo imaginar como un mono. Hasta me lo imagino con sombrero y toda la cosa.

lo que si es que esta lucha constante contra nuestros propios demonios se vuelve una tarea agotadora y a la larga es inagotable por lo tanto es un poco absurda porque siempre vamos a tener las de perder.

por eso a veces me gusta dejarme llevar y solamente percibir la realidad que tengo a mi alrededor... es que muchos de mis mejores recuerdos a veces sucedieron en instantes del presente donde a veces ni siquiera tenia verdadero control o autoconsciencia...

a veces por estar luchando contra algo que no se puede vencer, perdemos el contacto con la verdadera realidad y con las cosas que nos pueden hacer felices.

rodolfo dijo...

todos luchamos contra demonios internos - llamense ego, orgullo, inseguridad - lo que sea. y a diferencia de francisco, no creo que siempre llevamos las de perder. aveces, cuando parece que todo esta perdido, ese propio demonio (por ejemplo, el orgullo), nos permite vencerlo - o aveces una intervencion externa nos da el aliento de seguir adelante.

estoy totalmente de acuerdo con francisco que aveces las mejores cosas en la vida pasan cuando uno tiene cero control sobre las cosas. hay que definir "control" primero - y despues uno puede escoger cuando tenerla y cuando pasar la batuta.

Despecador dijo...

Malditos monos, ... malditos espejos. "Suerte", querida luchadora.

Anónimo dijo...

si. ud tiene demasiado ego

Cristibel dijo...

Jajaja, todos, compañero anónimo, todos...

Jack Citrus dijo...

Soy egocéntrico!! y me encanta!
Me gustan las personas egocéntricas y que lo admitan!!

:-)

No es un mono, buscale el lado positivo.