miércoles, mayo 16, 2007

El Tarot de Buddha

Nos pidió que escogiéramos una carta. Esta vez sin hacer preguntas. Continuó la clase y con ella los ejercicios. Hasta que llegamos al final de la meditación, momento en el que nos dijo que hiciéramos la pregunta. La interioricé y tomé mi carta. Leí el mensaje de la cara principal: no le hallé mucha relación, hasta que le di vuelta. Debo confesar que me asusté un poco.

"Vivir el momento presente..." Mi premisa, mi frase favorita. Genial, pero no deja de asustar cuando se enfrenta la Vida a la Muerte como la hacía esa carta. Iría después a un funeral. Así es que no pude dejar de pensar en esa carta todo el día. Inevitable pensar en mi Muerte y en la de mis seres queridos...

Pensé que también quería un ataúd blanco. Aunque agua soy y en agua me convertiré. Soy del Mar y es ahí donde quiero regresar... y no a la Tierra. También quiero rosas blancas. Amo los rituales, pero no los preestablecidos. Sólo pensar en la muerte de la gente que amo, se me humedecen los ojos. No deja de ser doloroso. Qué difícil nos es entender la Muerte. Es sólo un cambio, una mutación, un paso, una puerta abierta... Y también qué difícil entender que es inmediata. De entenderlo valoraríamos cada instante, cada momento. Cada olor, sabor, sonido, color, sensación... Pensé también que me dolería mucho no vivir lo que estoy viviendo ahora... Es entonces cuando llegó la respuesta a mi pregunta: ahora es cuando... no hay por qué posponer. Entonces la ilusión ilumina mis días desde entonces... Y ya di las gracias. Y con la ilusión de una nueva Vida murieron mis lágrimas, y esa nostalgia que me acompañó por muchos días.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

12 comentarios:

Rogelio dijo...

Buddha: La mejor versión de vos misma, la idea más grandiosa de cualquier ser humano. Es cuestión de decidir en cada ahora.

Un beso.

Jeffrey Ulises dijo...

Ichi-go Ichi-e: Un encuentro único en la eternidad

DIEGO dijo...

Yo me pregunto porque le tememos a la muerte, porque nos aferramos tanto a esta insignificante vida. Acaso nos lamentamos por no haber pasado mamoentos antes de nuestro nacimiento cuando no eramos nada; porque lamentarse por la posibilidad a ese estado.
¿Cuan listos estamos para morir?
Es mi opinion. Saludos.

caperucita dijo...

yo quiero girasoles. si los cambios son dificiles de entender, mas dificil e inexplicable es la muert

MALiZiA dijo...

no puedo pensar en la muerte, no le temo pero ni sé qué quiero para ese momento seguramente libertad...alas para volar mucho más liviano sin el cuerpo que hace de lastre... no?
un beso chica linda, sé que hace mucho que no paso por aquí, y vos siempre me visitás, otro beso grande para vos.

Arleqino dijo...

y bajo el velo de maya y las miles de forma que pueden tener los engaños... esa parte de nosotros mismos que construimos en constante devenir.

un beso multicolor para tí, mi amiga.

Jay Sag dijo...

Siempre lo he dicho, nada mejor que una ilusion para iluminar la penunbra en que nosotros mismos nos vamos adentrando.

Enjoy your meal... no I mean, enjoy your illusion.

Julia Ardón dijo...

Eso no es magia...¿ sabès quién escogió la carta adecuada? tu sabiduría interior...
Somos más poderosas y más poderosos de lo que nos han hecho creer.
Qué bonita experiencia.
Dale, no tengás miedo.

Amorexia dijo...

Morir es continuar, mas hay que preoocuparse por llegar a su tiempo sin adelantarse, ni quedarse mucho tiempo e irse sin fuerzas.

Malasombra dijo...

buen escrito. Saludos.

Le mat dijo...

Vacuidad. La llave que abre la puerta hacia los infinitos caminos. Vivir en el vacío es no conocer la muerte.

Gracias por preocuparte por las cosas que en realidad importan. Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

blablabla...


¡¡¡AHORA!!!